You Are Here: Home » Cultura »  SONORIDADES ESCRITAS

 SONORIDADES ESCRITAS

La poesía verdadera tiene siempre varios registros, nunca un sentido único ni cerrado. El pensamiento, corre tan pronto por encima como por debajo de la voz cantante.

Lialdia.com/ Jaime Kozak/ Madrid/ España/ 2/11/2018 – Los modos temporales, nos muestran al menos, dos registros de la palabra: la escrita y la hablada. Me recuerdan a Baudelaire cuando sueña esa dimensión plural y dice:“¿Quién de nosotros no ha soñado, en sus días de ambición, el milagro de una prosa poética, musical, sin ritmo y sin rima, bastante flexible y conmovida para adaptarse a los movimientos líricos del alma, a las ondulaciones del ensueño, a los sobresaltos de la conciencia?” 

¿Es preciso señalar que Baudelaire, ha designado en tres líneas casi todas las actitudes fundamentales del dinamismo prosódico, con su continuidad, sus ondulaciones y sus acentos súbitos? Pero es sobre todo en su polifonía donde la poesía escrita supera toda dicción. Escribiendo, reflexionando, la polifonía despierta ecos de un epilogismo. La poesía verdadera tiene siempre varios registros, nunca un sentido único ni cerrado. El pensamiento, corre tan pronto por encima como por debajo de la voz cantante. Hay al menos tres planos visibles en esa complejidad, que deben encontrar el acuerdo de las palabras, de los símbolos y de los pensamientos. La audición no permite soñar las imágenes en toda su extensión. 

Algunos estudiosos, llegan a pensar que un modesto lector interesado, saborea mejor los poemas copiándolos que recitándolos. Pluma en mano se tiene alguna oportunidad de borrar el injusto privilegio de las sonoridades, se aprende a revivir la más vasta de las integraciones, la del sueño y la del significado, dejando al sueño tiempo de hallar su signo, de formar lentamente su significación. En efecto, ¿cómo olvidar la acción significante de la imagen poética?

El signo no es aquí una llamada, un recuerdo, la marca indeleble de un pasado lejano. Para merecer el título de “imagen literaria”, es preciso tocar ciertas teclas de originalidad. Una imagen literaria, es un sentido en estado naciente: la palabra viene a recibir allí un significado nuevo. Sin embargo eso no es suficiente:la imagen literaria debe enriquecerse con dimensiones reales y oníricas  nuevas. Significar otra cosa y hacer soñar de otra manera, tal es la doble función de la imagen literaria.

La poesía no expresa algo que le es extraño. Incluso una especie de didáctica poética, que expresara poesía, no daría la función del poema.No hay poesía antecedente al acto poético, ni realidad antecedente a la imagen literaria. La imagen literaria no viene a vestir una imagen desnuda, ni tampoco a dar la palabra a una imagen muda.   La imaginación habla en nosotros, nuestros sueños hablan, y nuestros pensamientos también, siendo fundamentalmente, pensamiento inconsciente. Toda actividad humana desea y por eso habla.

Cuando esta palabra toma forma, entonces la actividad humana desea escribir, gestionar los sueños y pensamientos. La imaginación se abre con la imagen literaria; y entonces la literatura no es, pues, un sucedáneo de cualquier otra actividad. La imagen literaria produce sonoridades que bien podemos llamar, de un modo apenas metafórico, sonoridades escritas.Una especie de oído abstracto, apto para captar voces tácitas, se despierta escribiendo. Mediante un lenguaje amorosamente escrito, se prepara una especie de audición sin pasividad alguna. 

Y si diéramos un paso más,podríamos decir: el ser que escribe oye el Verbo escrito, el Verbo hecho para los hombres, donde y cuando sea que estén.

Foto tomada de:  YouTube1280 × 720Search by image

Alicia Keys “Girl on Fire” (Legendado)

Jaime Kozak

Psicoanalista, escritor y poeta

Del grupo de editores

 

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8435

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top