You Are Here: Home » Cultura » Adoradores del Sol / Incógnitas y Enigmas

Adoradores del Sol / Incógnitas y Enigmas

“Una tumba intacta de gran hermosura que alojaba al personaje real con la cara cubierta con una máscara de jade, dos discos de obsidiana y láminas de nácar en las cuencas de los ojos…”

“Tan enorme era la fascinación que causaban las ruinas mayas y egipcias, que los investigadores creían encontrar similitudes donde no existían…” Fuente: Colección Misterios de la Arqueología. Egipto-Mesoamérica, un paralelismo sorprendente.

Lialdia.com -/ Graciela Nasif/ Córdoba/ Argentina/ 2/4/1918 – Debido al verdadero revuelo ocasionado por la Teoría Heliolítica de Elliot Smith, entre los Académicos de su época, sus seguidores se ocuparon de poner a disposición de quien se interesara diversos argumentos a favor de tal Teoría.

Primeramente utilizaron el argumento de las construcciones megalíticas. Aseveraban que su origen era egipcio. La evolución consiguiente comenzaba en las mastabas, siguiendo por las pirámides y llegando a los templos en sus cúspides.

Para demostrar esta afirmación buscaron posibles vías de migraciones que hubieran llevado tales conocimientos a los pueblos de Occidente. El primer trayecto se difundía desplazándose por la Cuenca del Mediterráneo hacia Occidente. En esta amplia zona los Dólmenes y Menhires evolucionaron, en su decir, a los torreones y fortalezas erguidos en todo el Mediterráneo.

Le continuaba la vía de Oriente. Allí también abundaban Dólmenes, torreones y fortalezas; tanto en las regiones caucásicas como en Persia y la India, llegando de esta manera a las construcciones del Sudeste Asiático. Desde aquí se suponía que las islas de la Polinesia serían el puente obligado y necesario para llegar a Sudamérica.

Entre tantas opiniones diferentes y muchas veces enfrentadas, por los conceptos no compartidos, era innegable la similitud en las construcciones de colosales sillerías perfectas en sus ángulos y encastres, tanto vertical como horizontalmente. Estas similitudes aparecían en lugares geográficos totalmente separados por largas distancias, en parajes inhóspitos muchas veces; tales como las cúspides de las cordilleras, y selvas vírgenes de difícil acceso, por no decir imposibles de hallar y descubrir.

Este tipo de construcciones, vigentes al día de hoy, sin que los más espantosos terremotos pudieran abatir sus toneladas pétreas, pueden ser vistas en todo su esplendor en la Mesopotamia Asiática, Egipto, Isla de Pascua, México, Guatemala o Perú.

…”Los ejemplos son tan evidentes como comparar una sección de la Pirámide revestida de Mikerinos con otra del conjunto fortaleza de Sacsahuamán o con la ya legendaria ciudad de Machu Picchu en Perú.” Fuente: Culto al Sol, Megalitos y Momias. Colección Misterios de la Arqueología.

Siguiendo con las similitudes basta comparar las pirámides de Saqqara en Egipto, Papara en Tahití, Puipui en Polinesia, las Huacas del Sol y de la Luna de la Cultura Mochica…

Estas impactantes construcciones de la Antigüedad nos deslumbran con su majestuosa perfección y sus ciclópeas piedras talladas con maestría tal, que a la fecha la técnica empleada en su construcción no ha podido ser superada.

Llaman la atención los Pórticos monumentales diseminados por el mundo. Sobre todo los que dan ingreso a templos egipcios y a zonas sagradas americanas, siendo claro ejemplo de ello, entre otros, la Puerta del Sol de Tiahuanaco; considerada por muchos como un portal a otras dimensiones.

Pero no sólo las pirámides y templos se hicieron en esas épocas de dimensiones colosales. Las estatuas que adornan el ingreso a los templos, así como las de su interior, los Obeliscos Egipcios y las Estelas Mesoamericanas;  las Cabezas Olmecas de inmenso tamaño que superan la altura de una persona; los Colosos de Memnón en Egipto… demuestran, hasta en sus más ínfimos detalles, la magnificencia del tallado en piedra de los artífices de esas antiquísimas edades.

Algunos detractores encontraron, por supuesto, diferencias que testimoniaban una construcción de diferente estilo o de usos distintos en cada caso. Entre las diferencias más acentuadas surge la afirmación de que las pirámides egipcias eran sepulcros reales, (lo cual no es del todo cierto) y en cambio las mesoamericanas eran templos astronómicos o religiosos (para rituales sangrientos).

Estas diferencias dieron origen a grandes controversias hasta que, en 1952 el arqueólogo Alberto Ruz excava en el Templo de las Inscripciones de Palenque, en el Estado de Chiapas, y descubre la más bella tumba encontrada en Mesoamérica: se trataba de la tumba de Pacal.

Un verdadero personaje real, vestido con lujosas vestiduras que daban testimonio de su realeza, al punto que dice el arqueólogo Choni Fernández:

…”Fue un descubrimiento sensacional, ya que se creía que las pirámides mayas no eran utilizadas como sepulcros”…

“Una tumba intacta de gran hermosura que alojaba al personaje real con la cara cubierta con una máscara de jade, dos discos de obsidiana y láminas de nácar en las cuencas de los ojos…”

A ese descubrimiento por demás importante, ya que daba por tierra la teoría de sus contrarios, alegró sobremanera a los seguidores de la Escuela de Mánchester, ya que a este descubrimiento le siguieron otros de igual tenor; bajo la Pirámide del Gran Jaguar  y bajo la Pirámide Solar en Honduras, en 1994. Luego habrían de aparecer otras no menos importantes, lo cual respaldó las similitudes denunciadas.

Volviendo a las similitudes hemos de señalar la momificación. Usada tanto en Egipto como en Mesoamérica y otras regiones del mundo, para permitir al muerto resucitar en su propio cuerpo, para volver a la vida en el Más Allá.

Por último la presencia del elefante en América y otras regiones del mundo, entre ellas Egipto, se reconoce como una señal de las comunicaciones entre los pueblos de Oriente y Occidente.  Muchas son las constancias de la presencia de elefantes en la América Precolombina: su diseño en Estelas Mayas, claro ejemplo la Estela B de Copán; relieves en Palenque; adornos al Dios Chac en Uxmal, pipas con cabeza de elefantes en Iowa…

Los misterios van y vienen en caravana. A cada prueba presentada se opone otra que la desmiente o la reafirma. Muchas son las incógnitas y los enigmas se suceden a cada paso… La ciencia pelea con la pasión inagotable de los arqueólogos, que pugnan por desenterrar antiguos misterios interpretándolos sin el rigor científico que otros solicitan.

¿Sabremos algún día la verdad? Tal vez haya muchas verdades, como suele suceder, ya que hay tantas verdades como aristas del prisma que estemos utilizando para ver. Lo importante será no sólo “ver”; sino observar, comparar, estudiar, investigar… para poder aceptar que muchas veces la verdad final se compone de muchas pequeñas verdades, que a veces parecen chocar entre sí pero que, finalmente, nos guían a la resolución del rompecabezas planteado.

Dejo a sus criterios la solución verdadera, que coloque la última pieza en el rompecabezas de las similitudes que encontramos entre los Adoradores del Sol, tanto de Oriente como de Occidente.

Momento de Reflexión:

¿Por qué anhelamos la Paz? ¿Es tan importante? ¿Por qué? ¿Podemos vivir sin ella? ¿Cómo podemos ayudar a difundir y establecer la Paz a nivel mundial y en nuestro entorno?

Las respuestas están en sus corazones. Un corazón en Paz sabrá responder sin dudas cada pregunta planteada. Y la Paz caminará las Sendas de la Madre Tierra.

Los saludo en la Luz de la Palabra, con cariño y respeto,

Dra. H.C. Lit. Graciela Nasif

Vicepresidente de SIPEA ARGENTINA Filial de SIPEA IBEROAMERICANA

Del Grupo de Editores.

Embajadora Internacional del Cercle Universel des Ambassadeurs de la Paix. Suisse/ France.

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8435

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top