You Are Here: Home » Periodismo » PRIMAVERA DEL BERGANTES…(Un viejo amor)

PRIMAVERA DEL BERGANTES…(Un viejo amor)

Dijo Confucio que la conducta del sabio es como el agua: carece de sabor; pero a todos complace, carece de color; pero es bella y cautivadora, carece de forma; pero se adapta con sencillez y orden a las más variadas figuras…

Lialdia.com / Francisco Aguilar i Espada/ Barcelona/ España/ 1/18/18 – Llevo a cuestas un estado gripal que solo me reconforta centrarme en la próxima primavera y olvidarme del crudo invierno y sus aliadas. Esas persistentes epidemias que lo eligen como su estación predilecta.

Quizás todas las estaciones del año sean dignas de alabanzas; pero he de reconocer que el invierno me preocupa. Veo en él, con cierta tristeza, las heridas en la corteza de los árboles con sus ramas rotas y secas, sin saber si volverán a verdear…

“…Gélido y crudo invierno,

antesala del infierno

al que fuiste olvidado,

soñando en lo tierno

a ser de nuevo anidado;

 

esa figura que engarza

con tu elegante porte.

En la altura que comparte

el cielo y la garza

que airosa, tu copa reparte…”

 

quintillas del poema Crudo Invierno
Paco Aguilar i Espada

PRIMAVERA DEL BERGANTES…(Un viejo amor)

Dijo Confucio que la conducta del sabio es como el agua: carece de sabor; pero a todos complace, carece de color; pero es bella y cautivadora, carece de forma; pero se adapta con sencillez y orden a las más variadas figuras…

Discurre un río por Aragón, llamado Bergantes, que sabe muchísimo de eso. En el generoso hábitat que lo envuelve pueden verse: pinos carrascos, enebros, carrascas, sabinas. Y su ambiente está impregnado de aromas de lavanda, flor de romero y tomillo, aliaga o manzanilla,…

“…dura cuna que ablandas,

por llevar en las entrañas

el amor con que rebañas

las piedras por las que andas.

 

Alma de ardientes rocas

adornando la figura

con las formas de locura,

que tu paso vuelve locas;

 

¡ríes, corres, alborotas!,

te muestras así, cual eres,

con tal multitud de seres

que en tus juegos agotas…”

 

redondillas del poema Amor de crío

Paco Aguilar i Espada

Por sus aledaños corretean a sus anchas jabalíes, jinetas, tejones, zorros, ardillas, liebres, conejos, erizos, gatos monteses, que se dirigen divertidos a beber de sus aguas transparentes. Águilas, buitres, halcones peregrinos, tórtolas, palomas torcaces, perdices, así como rapaces nocturnas, hermosos pájaros cantores o bullangueros gorrioncillos camperos refrescándose por sus orillas.

Sumergidas en el lecho del río bucean nutrias, truchas, madrillas, barbos y generaciones de cangrejos, batracios y ofidios propios de aguas tan limpias y claras.

Alguien, pequeñico e inocente, que da todo cuanto tiene pulcro de impurezas y transparente como el espejo de su agua, se hace querer a la fuerza…Él sigue siendo el duendecillo de muchísimos amores.

PRIMAVERA DEL BERGANTES
(Un viejo amor)

 

Como tú quisiera ser,
reflejo de cuanto te rodea.

 

Un agua transparente, 
callada y pura,
de la que poder beber
al ser la fuente 
de la sed que me apura:

 

¡Un canto de madrugada!;
¡un Edén verdadero!;
…una vida que germina;
un corazón en el pecho.

 

Dicha templada
de un gusto imperecedero.
Gozo que no termina
de un placer satisfecho;

 

un calmado espejo
de mis mañanas.
De tardes soleadas
y noches de aromas.

 

Un espíritu viejo,
sin arrugas ni canas,
que por rocas labradas
entre huecos asomas:

 

¡Ay, mi río Bergantes!;
…pequeño y divertido
que, cual niño, juegas
y corres siempre valiente.

 

Te siento como antes,
…tras haber bebido
el agua que me entregas
tan clara e inocente.

 

03/2017 rima libre


Paco Aguilar i Espada

Escritor y poeta

Del grupo de editores

About The Author

Editor

Number of Entries : 8435

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top