You Are Here: Home » Periodismo » POEMAS DEL PRIMERO DE ENERO DE 2018

POEMAS DEL PRIMERO DE ENERO DE 2018

LA SOÑADORA DEL SUEÑO QUE SE SUEÑA

 

Volteamos calendarios,
creemos en la eternidad porque la sentimos posible,
si el sol se levanta el uno de enero,
después de atravesar la zozobra del solsticio.

Me palpo por si fuera yo la dormición de la semilla cósmica
y aún no hubiera despertado.
Paseo por las avenidas del tiempo de puntillas,
como la grácil bailarina del ballet de San Petersburgo.
No es el tiempo el que pasa sobre mí mutándome
en otro ser, en otra envoltura de arcilla
que se cuartea con el mismo tránsito de la danza.
Soy yo la que transforma el tiempo,
la que circunscribo sus  frecuencias y vibraciones;
la que decreto, ordeno, mesuro y cuantifico,
 mientras  me quedo entre bisiestos gregorianos,
la precesión infinitesimal de los equinoccios de Hiparco de Nicea
y las  doscientas sesenta combinaciones de los ciclos kindel Tzolkin,
con sus cincuenta y dos cómputos heterodoxos.

 

La realidad es que mi tiempo
 empezó con la primera bocanada de oxígeno,
en un treinta y uno de diciembre,
y acabará con el últimos suspiro de agonía.
O quizás sea el camino antagónico,
entre el suspense, escepticismo y caos
y yo solo sea la soñadora del sueño
que se sueña su propia vida.

 

 Mayte, 1 de Enero de 2018

 

ESTACIÓN DE PASO

No sé qué conjunción tuvieron: hadas, ángeles custodios,
las parcas caprichosas o dijns* de las estaciones solitarias;
pero uno salió de una botella de champán
me mostró su epifanía
y guiñándome un ojo me dijo :
-Esto es lo que una vez me pediste,
pues helo aquí, deseo concedido, bailad
sobre los andenes de los pasos perdidos

 

Y miramos el reloj de la estación
que silencioso nos daba las uvas,
al compás de sus segundos digitales .

Inauguramos de nuevo la vida solos,
como Adán y Eva que estrenaran
el primer paraíso conocido.
Aunque fuera este el paraíso más humilde
en la sala de mandos de una estación oscura,
en medio de la noche de Diciembre
y nosotros no fuéramos ni Adán ni Eva,
sino dos privilegiados cómplices
desnudados a secretos y confidencias,
riéndonos de las fiesta sorpresa
que nos estaba regalando la vida
(o el djin travieso fugado de una botella de champán).

*En la mitología árabe (del islam y pre-islamica) los djins son duendes que pueden ser buenos o malos, pueden hacer mucho daño pero también pueden otorgar dones y hacer grandes favores, son mayoritariamente más bien traviesos o maliciosos

 

MAÑANA DEL PRIMERO DE ENERO

Invicto sol que nos emerge del mar,
puntal y recién nacido,
metáfora en eterno espejo
de la vida tras la muerte.
Somos en la mañana de enero
como un reinicio inquietante,
al libre albedrío impelidos.
Como experimentados argonautas de las estrellas.
que planearan rutas sobre las fieles corrientes marinas
dibujadas en cuadernos de bitácora.

 

Conmigo viajan tantos presentes
como la oquedad que me dejaron los ausentes;
aunque empiezo acostumbrarme
a ir perdiendo las huellas de sus voces
y a la desdibujada traslucidez
en niebla de sus sombras.
Porque es mayor la potestad
del pulso de la Creación ante la luz del Este
que las coordenadas del Ocaso en exilio.

Mayté Bravo Bañón

Tarragona/ España

Del grupo de editoras

 

 

 

 

 

 

 

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8379

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top