You Are Here: Home » Periodismo » CARTA AL DONCEL DE LAS PALOMAS GRISES

CARTA AL DONCEL DE LAS PALOMAS GRISES

A Adrián Álamos Molero / Vila-seca, 27 de Marzo de 1998

Lialdia.com / María Teresa Bravo Bañón / Vila- seca / Tarragona/ España / 1/25/2018 – A ti, mi doncel de las palomas grises, te escribo, tú, el que me das tanto amor, ángel custodio pendiente siempre de mis mínimos actos, de todos mis movimientos y de todos mis problemas cotidianos.
— ¿Quién me deja un compás?
Ahí estás tú con tu impecable cajita de compases nueva.

Resbala la aguja sobre la superficie lisa de mi mesa y bailan las manecillas del compás un inacabable círculo impidiendo completarse. Tú, desde la mesa observas mi torpeza, solícito, te levantas trayendo un cuaderno, llegas a mí que ni te he visto, enfrascada en el dibujo geométrico. Paras mi mano con la tuya, muy tiernamente, levantas la lámina, colocas el cuaderno y de nuevo la lámina en la que yo trato de trazar unos círculos. Ahora sí, ahora puedo pinchar la aguja del compás sobre una superficie lo suficientemente blanda como para sujetar el centro y que la otra manecilla describa su giro de 360º y deje su marca de grafito sobre el dibujo proyectado.
Vuelves a tu sitio y yo te doy las gracias. Has parado cualquier inútil esfuerzo mío y me doy cuenta que me desprendo en avispero de estrellas si me roza el vuelo de tus pestañas.
No sé cómo, pero soy consciente que me has entronizado como Reina al mando de un ejército de genios protectores y mis súbditos, en cualquier momento, van a aparecérseme para rendirme pleitesía, a bordo de volátiles alfombras.
Levanto la cabeza y miro instintivamente por la ventana de la escuela esperando tan especial comitiva. Siempre me pintas alas con los irisados colores de mil colibríes y para ti me vuelves: el hada madrina, la heroína de los tebeos ola princesa a quien proteger el corazón.
Al llegar a clase esta mañana, me has dicho que hoy no podías hacer otra cosa que escribir poesía, que en todo cuanto veías por el camino te inspirabas. Yo te he dejado escribir, he respetado tu libre inspiración, pues yo sé lo que es que la inspiración te pueda.
A cada momento me sorprendías con un poema y disfrutaba de ese espacio íntimo compartido en el que lo lúdico le quitaba la pátina de óxido a las palabras viejas y le devolvías el esplendor de lo recién nacido.
Tu juego remendaba y zurcía los jirones de las palabras rotas; aplicabas tus propias reglas gramaticales y estructurales ; tus castillos de arena o de rompecabezas y volvías Cenicientas Princesas y carrozas, a pobres palabras que, antes, ni siquiera supieron soñar su vuelo.
Los hemos ido corrigiendo todo el día y has acabado un poemario entero sobre todo cuanto te rodeaba, pensaba o sentías.
Poetizabas sobre cualquier cosas : las naranjas, los limones, la última compañera nueva que ese día acababa de llegar a la escuela, los pajaritos que se iban a dormir, sobre el maestro de matemáticas, la directora , sobre tu madre , tu hermano J, e l lápiz, el sacapuntas o las sombrillas …
“Adrián Era un niño muy poético. Solo levantarse ya empezaba a hablar solo…
“Me gustaría ir a Sevilla/con una sombrilla amarilla/.¡Qué pena, que estas poesías sean solo fantasía!”
Al acabar el día, entre tus compañeros y yo, te hemos apodado, “Adrián el poeta”, como una gran divisa personal y te hemos impreso un diploma donde constaba el título otorgado.
Yo me he sentido orgullosa, pensé que en el futuro igual tendría un colega poeta, que mi semilla estaba germinando en ti que ojalá no perdieras tanta capacidad creativa ni ese inmenso ingenio.
Soy afortunada por sentirme cerca de ti, porque coleccionas mis días de palomas grises y me los devuelve de palomas blancas.

E-MAIL DE ADRIÁN, EL POETA, 19 AÑOS DESPUÉS

Vila-seca, 14 de marzo de 2017

Estimada Mayte:
Por fn he enviado mi segunda obra a la editorial, que será tal y como habíamos hablado, la primera en publicarse.
La verdad es que he acabado un poco desquiciado. Jamás pensé que el trabajo de un escritor sería tan duro, pero sí que lo es.
Aún estoy asombrado de tu ansia por escribir: has cogido el libro y lo has acabado después de tanto esfuerzo y mimo, dices que llevas cuarenta años escribiéndolo, acudes a la firma de la editorial Círculo Rojo y te das cuenta que el libro no está terminado, que aún te falta repasar y repasar, buscar las citas adecuadas y corregir de nuevo ¡Que locura! La editorial ya preparada para maquetar y publicar y tú vas y les dices que aún tienes trabajo, de verdad te lo digo: eres única.
Sin embargo yo también hago de las mías, creo que es algo que me has enseñado tú: voy contento y alegre al registro de la propiedad intelectual, después de varios meses de escrito tras escrito y resulta que, repasando antes de llegar, me doy cuenta que hay un error catastrófico en la obra… Así que me dirijo a un locutorio, lo arreglo, lo imprimo de nuevo y lo encuaderno para presentarlo.
Lo más gracioso es que en el registro, había que mostrar DNI… pues me fui y me lo dejé. Allí está esperándome todavía.
Estaría muy contento de poder vernos hoy, ya sé que estás muy ocupada, como siempre, pero tenemos que celebrar que mi libro por fin está en marcha. De paso, con ayuda de una cerveza negra, de esas que tanto te gustan, en el pub Tsunami, repasamos Manos de tiza, o te recito unos versos de la antología de Cernuda que me regalaste en mi cumpleaños.
Después nos vamos a cenar al restaurante Mombasa, sí el del sábado pasado ¿Qué te parece? ¿Encargo mesa para las 10? Necesito salir un rato ¿Y con quién mejor que contigo? porque siempre que estoy delante de mi libro y siempre hay falta algo repentinamente… en fn.
Supongo que es la magnética energía creativa que nos envuelve cuando estamos juntos. ¡Es increíble! Siempre recuerdo aquel día que llegué a tu clase y te dije que no podía hacer nada porque tenía que escribir un libro de poesía y tú lo comprendiste. Me dediqué a escribir sobre todo cuanto me rodeaba y me diste un diploma que constaba mi nombre y el título de poeta.
Pronto llegará el día de nuestras presentaciones de libros y estoy impaciente tanto por la mía como por la tuya.
Gracias por cultivar mi mente y por estar en mi vida, mi gran
amiga leal.

Fdo: Tu colega, el poeta Adrián

Actualmente Adrián Álamos Molero tiene publicados dos libros : Castas destinadas a la ceniza, el poemario Fascinación por la vida y mil proyectos en marcha que saldrán en los próximos meses.

MARIA TERESA BRAVO BAÑÓN.

Manos de Tiza en editorial Círculo Rojo

Manos de Tiza por Maria Teresa Bravo Bañón

About The Author

Editor

Number of Entries : 8435

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top