You Are Here: Home » Internacional » EDITORIAL  BLANCA…

EDITORIAL  BLANCA…

Deseamos a todos la Paz. La verdadera. La que se siente adentro como fuente de agua cristalina que se desborda con alegría llegando a todos.

Lialdia.com / Graciela Nasif/ Córdoba/ Argentina/ 12/31/2017 – ¿Por qué Editorial Blanca?… Porque intento poner en blanco mi propio cerebro, buscando un espacio interno de Paz, para poder transmitirlo a todos mis queridos lectores. Porque blanca es la Paz. Blanco es el color de los más puros sentimientos. Esos mismos que deben aflorar cuando se cierra un Ciclo Vital y se abre el siguiente.

En realidad más que una Editorial éste es un Mensaje de Fin de Año y Comienzo de un Año Nuevo; un 2018 en el que todos deseamos sea un paso firme y adelante, en el largo Camino de la Humanidad hacia el futuro. Esto es, en síntesis, un Brindis por la vida. Por eso mismo hoy no hablaré del flagelo de la guerra. Porque deseo un futuro donde no tenga cabida.

Un futuro donde el cuidado de nuestra Casa Grande debe ser una de nuestras prioridades. Nuestra Tierra nos da señales constantemente de que no debe ser más agredida. Sólo un irresponsable podría mirar indiferente hacia otro lado sin hacer nada, ante la continua avalancha de calamidades naturales que asolan al planeta. Producidas en su inmensa mayorías por las acciones desaprensivas de nefastos personajes, que no se hacen cargo del daño que ocasionan.

¿Podemos no sentirnos culpables de los drásticos cambios climáticos en el mundo? Poblaciones enteras desaparecen en aludes o desmoronamientos, ocasionados por temblores de tierra o lluvias diluviales que arrasan todo a su paso, con saldos catastróficos en pérdidas de vidas humanas. Mucho tienen que ver las explosiones nucleares de prueba en las profundidades terrestres, causantes de no pocos terremotos y maremotos, en las zonas aledañas a las explosiones mencionadas.

El mar avanza cíclicamente sobre las costas, barriendo vida y causando destrozos increíbles. Los vientos son cada día más huracanados y violentas las tempestades desatadas en diferentes latitudes. El Hombre no da señales de entender los espasmos agónicos con que se queja su Casa Viva.

Desmontes. Contaminación. Sistemática destrucción de Biosferas que aniquilan especies que se pierden inevitablemente. La tierra y el agua sufren deterioros irreversibles que llevará muchos años tratar de superar.

Argumentando razones económicas, políticas, sociales… el Hombre sigue ensañado en su tarea destructiva. Regiones enteras se han convertido en desiertos, por la insistencia de mantener siembras que agotan los nutrientes naturales del suelo. En otros lugares, las aguas desbordadas se vuelven el flagelo de valles fértiles que se ven invadidos sin remedio.

Incendios colosales azotan con sus llamas imparables diferentes países del orbe, ante la mirada espantada de los habitantes del lugar, que ven sus bienes, sus mascotas y hasta  vidas humanas inmolados en las fauces de fuegos incontrolables; nacidos de las sequías, el material reseco combustible y la acción descontrolada de vientos huracanados que aumentan el cuadro dantesco de los incendios, que avanzan sobre poblaciones indefensas.

Pareciera que cada quien se encuentra auto-anestesiado para no ver lo que sucede a su lado o en su región cercana. Las personas eligen ver una novela de moda, intercambiar noticias sobre las modas de la temporada, las carreras que ganaron sus preferidos, la última película estrenada o los avances tecnológicos de aparatos electrónicos que son el pan de cada día, sin los cuales pareciera que no pueden vivir.

No es bueno dejar de lado los adelantos científicos y tecnológicos, pero tampoco lo es aislarse dentro de una pantalla, mientras el mundo real se viene abajo como castillo de naipes, sin que muchos se den por enterados.

No es verdad que los niños de hoy no sienten amor por los libros. Conozco muchos niños devoradores de libros infantiles, que sienten el mismo verdadero placer de la lectura que sentíamos quienes hoy peinamos canas, cuando en nuestra infancia podíamos echar mano a una revista o libro infantiles. ¿Cuál es su secreto? ¿Por qué, aún teniendo computadoras y tablets a su disposición, se hacen tiempo para tirarse en un sofá a disfrutar de un libro de muchas páginas y no lo sueltan hasta terminarlo?

El secreto no lo es tanto. Detrás de esos niños hay adultos incentivando el amor a las letras. El respeto y el cariño que los libros nos merecen. Y los niños responden positivamente.  Se hacen dueños de historias que disfrutan con deleite, de a poco sienten la necesidad de crear sus propios escritos… y sin darse cuenta avanzan en su aprendizaje personal. Un niño que lee no tiene tiempo para perder en los vicios que trae la calle. Un niño que lee es una apuesta a un futuro mejor, donde su capacitación temprana le abrirá puertas donde otros reboten por falta de estudio. Un niño que tenga las manos ocupadas con libros no tendrá cómo sostener un fusil con ellas, y tampoco le interesará.

Y eso también es forjar la Paz. La Paz que nace en cada uno y se expande a la familia. De allí al grupo de amigos… y allá donde vayamos…

Hoy cerramos un Ciclo y abrimos otro. Deseamos dejar atrás viejos errores, para poder avanzar en nuestros Caminos Personales. Deseamos a todos la Paz. La verdadera. La que se siente adentro como fuente de agua cristalina que se desborda con alegría llegando a todos. Habiendo Paz lo demás vendrá por añadidura… fluyendo suavemente, para acompañar los pasos de tantos que desean preservarla.

Verdad es que hay mucho Mal en el Mundo. Pero también es cierto que hay mucho Bien. Y el Bien avanza. Silencioso pero fecundo. Cada día somos más las personas dispuestas  a mejorar nuestras falencias humanas para lograr  un Mundo mejor. ¡Y juntos podemos hacerlo!

Alzo mi copa y brindo con todos y por todos Uds., queridos lectores de este periódico de Letras Útiles, como lo llamamos quienes lo llevamos en nuestros corazones. Brindo por todo el Equipo del Long Island Al Día, para que el 2018 sea un año de trabajo llevado adelante con alegría, paz y amor fraterno. Con el mismo responsable compromiso que asumimos el día que desde el Long nos abrieron las puertas de esta hermosa familia que aglutina nuestro Director, el Periodista Jesús Ríos… envolviéndonos en un cálido abrazo que perdura permitiendo a cada uno la libre expresión de su creatividad. Compañeros del Long… querido Jesús y familia…

Por todos y para todos… ¡Feliz Año Nuevo! ¡Por un 2018 inolvidable por los proyectos, logros y compromisos a cumplir!

Dra. H.C. de Literatura Graciela Nasif

Del Grupo de Editores.

Embajadora Mundial del Cercle Universel des Ambassadeurs de la Paz

About The Author

Editor

Number of Entries : 8379

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top