You Are Here: Home » Cultura » Chorea Gigantum o Danza de los Gigantes

Chorea Gigantum o Danza de los Gigantes

El complejo pétreo fue erguido en época del padre del Rey Arturo durante el transcurso del siglo V a.C., ubicándola en Salisbury Plain.

“…Merlín le aconsejó que para glorificar las tumbas de sus paladines con un monumento eterno, colocara allí la Danza de los Gigantes, un agrupamiento de grandes piedras que adornaba una montaña en Irlanda…”  Fuente: Lugares Místicos. Biblioteca Time Life Books.

Lialdia.com / Graciela Nasif/ Córdoba/ España/ 12/23/2017 – Cuando Stonehenge fue rescatado del olvido por el clérigo inglés Henry de Huntingdon, cercano al año 1130 d.C. la difusión de su existencia provocó oleadas de comentarios y cientos de preguntas que quedaban sin respuestas; por lo cual comenzó una serie de aventuradas conjeturas que intentaban develar el misterio de la ciclópea construcción.

En su libro History of the English Henry de Huntingdon describe Stonehenge, diciendo: …”donde piedras de maravilloso tamaño han sido erigidas a la manera de portales… y nadie puede concebir de qué manera tales enormes piedras fueron levantadas, o por qué fueron colocadas allí.”

Ante esto surge una versión que intenta explicar lo que hasta ahora no se ha podido descifrar. En su libro History of the Kings of Britain, Geoffrey de Monmouth rescata la Leyenda de la Chorea Gigantum, o Danza de los Gigantes; aplicando dicho nombre al círculo de piedras colosales.

Comienza diciendo que el complejo pétreo fue erguido en época del padre del Rey Arturo durante el transcurso del siglo V a.C., ubicándola en Salisbury Plain.

Una guerra entre los británicos y los sajones terminó en una atroz traición, donde casi quinientos nobles británicos desarmados fueron masacrados, cuando deliberaban en su Parlamento. Los británicos restantes, indignados ante la cobardía de la acción llevada adelante con pacíficos deliberantes, libraron batalla contra los sajones decapitando al jefe por su crimen.

A continuación los británicos se dirigieron al camposanto ubicado en un monasterio cercano, donde habían sido enterradas las víctimas del magnicidio. Ante la proporción del daño causado a sus nobles y príncipes Aurelio Ambrosius al frente de sus tropas, ”decidió levantar un monumento digno de tales guerreros.”

Ante la imposibilidad de encontrar albañiles y carpinteros que pudieran plasmar el monumento de calidad que él deseaba erigir, se dirigió al mayor Mago de Inglaterra, un sabio reconocido por sus extraordinarios poderes proféticos y mágicos: Merlín.

El reconocido Mago le sugirió construir en el lugar una agrupación de colosales piedras que adornaban una montaña de Irlanda, conocidas como la Chorea Gigantum o Danza de los Gigantes. El motivo de tal indicación era que había en esas piedras un misterio y una virtud curativa hacia quienes se les acercaban.

Merlín aseguraba que una extinta raza de gigantes irlandeses había acarreado las piedras desde África. Si se derramaba agua sobre ellas esa agua obtenía poderes curativos. Los gigantes la mezclaban con hierbas especiales y de esta manera curaban sus heridas de guerra.

Ambrosius decidió enviar un ejército de quince mil hombres a Irlanda, para que le trajeran las piedras milagrosas. Pero todas sus acciones fueron en vano. Las piedras no podían ser removidas de ninguna manera. Ante esto Merlín, que acompañaba a la expedición, decidió utilizar sus poderes mágicos. Y así fue como, finalmente,  las colosales piedras fueron embarcadas rumbo a Inglaterra.

Esto dio origen a celebraciones y ceremonias.  Una vez concluidas Ambrosius le pidió a Merlín que se encargara de ubicar las piedras en círculo, alrededor del terreno donde habían sepultado a sus héroes masacrados, para eterno recuerdo de su martirio y honra de sus nombres.

Así lo hizo Merlín, haciendo uso una vez más de sus poderes mágicos, tal como los gigantes lo habían hecho siglos atrás en Irlanda. Hasta allí la Leyenda de cómo fue construido Stonehenge.

Desde entonces el nombre de Merlín quedó asociado con la ciclópea construcción. A cada nuevo relato se agregaban más detalles misteriosos sobre el Mago y su accionar. Algunos llegaron a decir que Merlín había hecho volar por el aire las piedras hasta ubicarlas en su destino final. Fueron tantas las versiones circulantes que hasta se realizaron obras teatrales donde dramaturgos rememoraban la historia del Mago y su relación con la Danza de los Gigantes; llegando a representar una obra donde Merlín derrota al diablo, su padre, y en honor a su madre mortal erige Stonehenge.

Comienzos del siglo XVII. La investigación científica reemplaza a la leyenda. Jaime I visita la mole impactante del complejo y encarga un estudio arquitectónico sobre el origen y propósito de tal estructura. Corría el año 1620. Se hizo cargo de semejante responsabilidad el Arquitecto más afamado de la época, Inigo Jones; quien examinó palmo a palmo las antiguas ruinas, midiendo concienzudamente cada piedra.

Una vez regresado a Londres, y luego de consultar su biblioteca profesional dictaminó:

“En cuanto a esa ridícula fábula  de Merlín transportando mágicamente las piedras desde Irlanda, es un concepto ocioso.” De tal manera la Leyenda pasaba al inicio de los Tiempos y surgía la presencia de la Ciencia para explorar investigando, desde un nuevo ángulo totalmente profesional,  el misterio que todos deseaban resolver.

Como Jones, el arquitecto a cargo de la investigación formal, suponía que antes de la invasión romana el pueblo habitante  de Gran Bretaña era un pueblo totalmente salvaje, incapaz de erigir semejantes estructuras, le endilgó a los romanos la construcción de Stonehenge.

Afirmó con total seguridad que se trataba de un templo erigido por los romanos al Dios Romano del Cielo, Coelus, porque solamente ellos eran capaces de realizar tal maravillosa construcción.

A su muerte su discípulo John Webb escribió un libro dedicado enteramente a las ruinas estudiadas por su maestro. Pero no tuvo la repercusión esperada y se perdieron muchos volúmenes en el gran incendio de Londres de 1666.  Pese a ello lo que se salvó terminó originando polémicas.

Y de ellas surgió la teoría de Walter Charleton, “médico y erudito de la Corte del Rey Carlos II”, el cual se puso en contacto con un experto en antigüedades danesas, llegando a la conclusión de que Stonehenge tenía el mismo diseño de cámaras sepulcrales megalíticas de Dinamarca. Por lo tanto descartó a los romanos, atribuyendo en cambio la construcción a los daneses, aduciendo que lo habían realizado al invadir los vikingos Inglaterra.

Las sucesivas teorías continuaban provocando discusiones interminables, en las cuales unos y otros trataban de resolver el misterio, imponiendo sus propias convicciones. Hasta que, cansados de discutir entre sí los expertos en antigüedades y los investigadores de la época, surgió la convicción de que Stonehenge era un templo que construyeron los Druidas.

Ante la magnitud de lo atribuido a estos sacerdotes de la antigüedad dejaremos paso al Momento de la Reflexión, prometiendo ocuparnos en detalle de la Teoría Druídica en próxima Editorial.

Paso a paso la Paz comienza a transitar los Caminos de la Tierra. Hoy, felizmente,  he podido leer que Irak ha recuperado su territorio dando fin a la guerra que mantenía. Es de esperar que este final, de cruentas batallas y de atroces sufrimientos para las poblaciones civiles, se convierta en un ejemplo para los pueblos vecinos; que aún mantienen viva la llama de la ira, sin encontrar la manera de convivir armónicamente.

Los saludo en la Luz de la Palabra, apostando a la Paz Mundial, aún a sabiendas de que el mundo parece encaminarse, a pasos agigantados, a confrontaciones bélicas que pueden destruir a la Humanidad. Pongamos nuestro grano de arena, para que miles de palabras convertidas en poemas, puedan crear el escudo que nos proteja de la destrucción total. Parece utopía, pero no lo es tanto. El Poder de la Palabra puede ayudar a crear el Milagro de la Paz.

Dra. H. C. Literatura Graciela Nasif

Vicepresidente de SIPEA ARGENTINA, Filial de SIPEA IBEROAMERICANA.

Del Grupo de Editores.

About The Author

Editor

Number of Entries : 8379

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top