You Are Here: Home » Periodismo » SONETO DE IDA Y VUELTA

SONETO DE IDA Y VUELTA

Pude ver un nido vacío, un nido hecho de ramitas e imaginé que de tórtolas. Y con ellas idas, una vez más, voló mi imaginación…

NIDO DE TÓRTOLAS

 

¡Tan solo esa altura te salva!,

…la del viejo sauce de la orilla;

entre ramas, justo en la horquilla.

Nacido en la penumbra del alba

plumas de plata, donde el sol brilla.

 

A tu lado chopos, frondosas zarzas,

unas enredadas, otros altivos.

Tupidos entre sus hojas cautivos;

refugio de petirrojos y garzas

de feliz vida,…de colores vivos;

 

a tus pies, dando sombra al renacuajo,

el río remansa su fresca corriente;

viste un verde helecho diferente

que se vuelve azul aguas abajo

y, entre rocas, torna transparente.

 

Alto otea el halcón peregrino

cual velero en un cielo perdido:

¡Acecha el gavilán escondido!,

…marcando la presa y el destino

si elige moverse de su nido;

 

el tutú del canto que hoy se calla,

explaya silencio por la ribera

a resguardo del aire que, a tu vera,

sustenta la paz con que avasalla

a las tórtolas natas en primavera.

 

(quintetos)

Paco Aguilar i Espada

 

SONETO DE IDA Y VUELTA

Escucho a menudo a las tórtolas, en el parque de al lado de casa, con el arrullo monocorde del tutú de su canto, (turrr, turrr, origen del nombre común de tórtola). Observo a la vez como en pareja, las tórtolas, permanecen unidas en sus atenciones y juegos con un sentimiento que va más allá de la simple continuidad de la especie,…y aún de propias querencias naturales.

Y me pregunto el por qué de mi empatía con las tórtolas, asociando al pronto a tan peculiar ave con un sentimiento llamado amor. Sobre todo sabiendo como sé que de este mundo animal, a los humanos, nos queda mucho por aprender aún.

 

Soneto de IDA Y VUELTA

 

Paz huida del corazón herido,

en busca del inconsciente consuelo

entre la calma de silente duelo

y el desosiego de amor huido.

 

Miré hacia donde se había ido:

¡Al raso cielo por verla en vuelo!;

por las más alejadas ramas del suelo,

tórtola, que abandonó su nido:

 

¡Ay amor! ¿Cuándo te volveré a ver?;

…cuándo, otra vez, podré acariciarte

y de ti de nuevo volver a beber:

 

¡Te llevaste mucho de mí al marcharte!…

Si tú hoy me lo quisieras devolver,

ya no sabría yo cuánto más darte.

 

09/2016

Paco Aguilar i Espada

Escritor y poeta

Barcelona/ España

11/9/2017

Del grupo de editores

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top