You Are Here: Home » Cultura » Misterios Celestes  en los  Pueblos Originarios

Misterios Celestes  en los  Pueblos Originarios

“No hay imagen que represente mejor a Stonehenge que aquélla en la que se ven los rayos del Sol brillando a través de los megalitos, aún erguidos,  del Círculo de Arenisca, en el amanecer del día más largo del verano…

Fuente: Al Principio de los Tiempos. Zecharia Sitchin.

Lialdia.com / Graciela Nasif/ Córdoba/ Argentina/ 11/4/2017 – Cuatro son los pilares de piedra, que actualmente permanecen erguidos y conectados en su parte superior por dinteles, que les dan el aspecto de estar formando tres ventanas rectangulares, que tienen el privilegio de permitir visualizar el renovado comienzo de cada ciclo anual.

Estamos hablando del enclave colosal que tanto ha dado que hablar, no sólo en su Inglaterra natal, sino en todo el mundo por el misterio que encierran sus moles colosales de piedra, conjurando con su sola presencia Ritos Ancestrales: Stonehenge.(Portada)

Más allá, al otro lado del Océano y al Oeste del Continente Americano, nos encontramos en Perú.  También allí existen tres ventanas, orientadas de tal manera que permiten ver el día exacto en que el sol se alinea con estas aberturas ciclópeas, determinando el nacimiento de un nuevo año. Acorde con lo que su vista ofrece se lo ha llamado Las Tres Ventanas.

Estas moles impresionantes de piedra se encuentran dentro de la fortaleza de Machu Picchu, situada a más de tres mil metros sobre el nivel del mar, la cual estuvo escondida entre picos nevados y junglas lujuriosas que la ocultaban a la vista profana.

Machu Pichu nace a la vista del mundo recién en el año 1911, siendo considerada desde siempre como “La ciudad perdida de los Incas”.  Pero no fueron ellos quienes la construyeron. Antes de ser habitada por los Incas ya existía, desde tiempos perdidos en las brumas de la Historia. En aquellas épocas su nombre era Tampu-Tocco, que equivalía a “El Cielo de las Tres Ventanas”.

Estas ruinas antiquísimas han dado origen a leyendas aborígenes, que sitúan a sus dioses en el lugar, desde donde se diseminaron por la Tierra dando origen a los Pueblos Andinos. Fue así como nació el Imperio Antiguo, miles de años antes de que aparecieran los Incas.

Tanto en Machu Picchu como en Stonehenge, las tres ventanas…”formaban parte de un enorme muro, construido con ciclópeas piedras de granito, que no procedían de la zona, sino que fueron transportadas desde gran distancia a través de gigantescas montañas y profundos valles.

Las colosales piedras, cuidadosamente pulidas y redondeadas, fueron talladas con numerosos lados y ángulos, como si fueran de blanda arcilla.” Fuente: Crónicas de la Tierra. V Volumen. Ediciones Obelisco.

Es muy interesante destacar los lados y ángulos de cada piedra coinciden absolutamente, en un encastre perfecto. Ninguna argamasa sujeta las piedras entre sí, siendo notable que,  al paso de los milenios las construcciones se han mantenido en pie, pese a los frecuentes terremotos de la zona y los desastres naturales.

Como en anteriores Editoriales me explayé sobre estos yacimientos arqueológicos americanos, me limitaré a presentarlos esta vez desde su misteriosa relación con los  Astros Celestes y su paso por el Cielo, determinante de los Solsticios y Equinoccios que regían la vida de los Pueblos Originarios.

Estas moles megalíticas se encuentran conformando verdaderos Enclaves Sagrados, con construcciones complementarias que ayudaban a determinar con exactitud el momento de los amaneceres del Solsticio de Verano, de los Equinoccios y del  Solsticio de Invierno.

Comenzando a transitar las tierras americanas son muchas las construcciones que mantienen una estrecha afinidad con verdaderos centros astronómicos que nada tienen que envidiar  a los modernos Observatorios Astronómicos. Podemos así nombrar a El Torreón, en América del Sur; el Intihuatana; las ruinas de Sacsahuamán; el promontorio que domina el Cuzco…

En cuanto a este último, los arqueólogos descubrieron en sus excavaciones, que bajo su superficie había túneles y cámaras subterráneas, cimientos de construcciones cuadradas y rectangulares; pero también las ruinas de una estructura perfectamente circular. De esta última, los arqueo-astrónomos hicieron exhaustivas investigaciones, concluyendo que en su momento tuvo funciones astronómicas. De ser así estaríamos ante el Observatorio Astronómico Redondo más antiguo de América del Sur.

Este tipo de Construcciones Megalíticas, edificadas para estudiar el paso de los Solsticios y Equinoccios, además de estrellas que consideraban sagradas, tal el caso de Venus y las Constelaciones de las Pléyades y Orión, pueden equipararse por su eficacia comprobada con los observatorios encontrados en otras latitudes, como por ejemplo en Inglaterra y Egipto.

Ya el Cronista Garcilazo de la Vega, al referirse a las torres que se levantaban alrededor del Cuzco, afirmaba que su función específica era determinar los Solsticios y Equinoccios. Desgraciadamente estas ruinas, que tanto pueden aportar a la Historia de la Humanidad, han sido sistemáticamente saqueadas y sus piedras pueden verse sobre todo en La Paz, capital de Bolivia, formando parte de las construcciones locales.

 

Entre ellas se destaca La Puerta del Sol, construida en un único bloque de piedra profusamente tallado, y ubicada en una zona donde abundan los monolitos y pilares, siendo los Kalasasaya (Pilares Enhiestos) la mejor prueba de la función astronómica de dichos pilotes, orientados a lo largo de un eje Este-Oeste, tal como en los Templos del Oriente Medio.…”Investigaciones posteriores establecieron, de hecho, que se trataba de un sofisticado observatorio para determinar los Solsticios y los Equinoccios (…) además de comprobar que se trató no sólo de un Observatorio Solar, sino también de un puesto privilegiado para poder sustentar un Calendario Solar-Lunar.” Fuente: Al Principio de los Tiempos. Ediciones Obelisco.

Cerraré esta Editorial, donde aún queda mucho por decir, refiriéndome a una leyenda Náhuatl, del centro de México. La misma habla de cuatro migraciones, y sitúa a los aztecas al final de su asentamiento. Todo esto fue dado a conocer verbalmente o en relatos nahuataclas posteriores a la conquista de América.

Hay más leyendas entre los Pueblos Andinos. Baste saber que todas hablan de varias migraciones, de viajes por el mar desde y hacia tierras lejanas, de Dioses que los instruyeron para que pudieran fundar grandes civilizaciones y de diluvios que asolaron la Tierra cíclicamente. De “Hombres-Pájaros” aterrizando entre los aborígenes, descendiendo de los cielos…

Sabido es que las zonas más septentrionales de América, en especial de los Andes, estuvieron en contacto con los pueblos y culturas de Mesoamérica, incluyendo asiduos intercambios con africanos y semitas.

Todos estos pueblos compartieron lenguas afines, tradiciones y costumbres, ciencias y adelantos que les permitieron constituirse en las grandes civilizaciones de la América Prehispánica, que aún hoy nos asombran con sus esplendores. De todos ellos podemos hoy aseverar que mantuvieron una constante relación con el Cosmos, mediante la edificación de verdaderos Observatorios astronómicos, que les permitieron navegar entre los misterios celestiales para incorporarlos a sus vidas.

Conferencia de Postdam foto de 1945, Presidente de EEUU, Harry S, Truman, al centro con Winston Churchill del reino Unido y Josef Stalin de Rusia.

Momento de reflexión…

Sábado 4 de noviembre. El mundo celebra el día del Acuerdo que permitió la Paz al finalizar la Segunda Guerra Mundial. En diferentes  países marchan en caravanas festejando la Paz lograda luego de esos aciagos y lejanos días.  A pesar de tanto sufrimiento pasado en dos Guerras Mundiales que asolaron al mundo, dejando millones de muertos e incontables heridos, hoy volvemos a estar al borde del abismo. Una Tercera Guerra Mundial sería catastrófica considerando los adelantos tecnológicos, si así puede llamárselos (yo creo todo lo contrario) de orden armamentístico, que exhiben las principales potencias mundiales. Nuevamente la Paz pende de un hilo. Es tiempo de recordar. De perdonar ofensas. De tomar decisiones que nos lleven al “nunca más”. Y, por qué no, de rezar…

Palabras de un Paladín de la Paz. El Dr. H.C. de Literatura Rubén Pasino expresó con su Mensaje lo que muchos llevamos dentro: …”Paz antídoto de malicias, egoísmos, negociaciones, intereses foráneos y guerras sin misericordias. Es tiempo de enternecer a la Humanidad bajo su manto sagrado. Es tiempo de despertar las conciencias, con su transparente premura. Es tiempo de maduración intelectual impregnados con su luz empírea. Es tiempo de analizar su pureza en la vertiente misma de su sapiencia. Es tiempo de los tiempos donde la Humanidad necesita su protección y su bonhomía para la preservación de nuestro Planeta Tierra…”

Los saludo en la Luz de la Palabra, esperando siempre… la llegada definitiva de la Paz.

Dra. H.C. Literatura Graciela Nasif

Vicepresidente de SIPEA ARGENTINA, Filial de SIPEA IBEROAMERICANA

Del Grupo de Editores.

 

 

 

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top