You Are Here: Home » Internacional » La ayuda silenciosa

La ayuda silenciosa

 

Una pregunta y perdona mi ignorancia, pero “¿qué están haciendo los que viven allá para ayudarse ellos? ya que todas las noticias que salen sobre el huracán María de Puerto Rico es que necesitan y necesitan solamente”, esa fue la simple pregunta que encendió la llamada de nuestra curiosidad.

Lialdia.com / Waldemar Serrano Burgos/ Puerto Rico/ 11/7/2017 – Lo que era una llamaba a un buen amigo el cual suelo visitar cada vez que estoy cerca de su ciudad para coordinar la logística de la misma, se convirtió en casi en una disertación de tesis doctoral.

Literalmente tuve que detenerme a pensar la misma, no el porqué de su pregunta, sino que era una realidad que no había realizado, ya que he estado inmerso en la cúspide de la sobrevivencia, en la búsqueda de respuestas inmediatas e insertado en una nueva dinámica la cual ha trastocado cada íntimo detalle del diario vivir.

Fue en ese momento en donde la memoria inmediata de la masa encefálica que está ubicada detrás de mis ojos, que me proveyó de una serie de respuestas inmediatas que hoy manifiesto en este escrito.

Así que en ese momento le respondí muy cándidamente como lo suelo hacer con él, y le dije, “entiendo que la premisa de esa pregunta no es la correcta, ya que la percepción mediática no es en mucho de los casos la realidad absoluta”.

Luego de terminada la llamada comencé a buscar y a recordar todo lo que pudiera estar relacionado a la respuesta a su pregunta, en minutos encontré la primera evidencia. Fue una de nuestras amigas de nuestra clase graduanda y quien tiene una empresa que hace paellas a domicilio.

Ella y su equipo fueron parte del grupo de cientos de personas que de alguna forma u otra viven del arte culinario, que prepararon más de 1.5 millón de comidas calientes en una periodo de 3 semanas, superando a la Cruz Roja.

Todo esto con donativos de restaurantes, suplidores, donantes anónimos, voluntarios, y organizaciones sin fines de lucro. De hecho está siendo considerada una de las misiones culinarias más grandes por quienes certifican los records mundiales.

Luego  vino a la mente mi primo, quien desde la diáspora puso su don al servicio del archipiélago y organizando un grupo de voluntarios los cuales enviaron cientos de artículos de ayuda en general, por tierra, aire y mar.

Justo terminando con ese pensamiento y por supuesto me recordé un grupo de aficionados de Jeeps quienes han organizado varias “cabalgatas” llevando ayuda a cientos de personas en lugares remotos que han sido desprovistos de accesos vehiculares.

A su vez, están las organizaciones dedicadas a rescatar animales, quienes enfrentando una serie de vicisitudes encontraron cientos de jaulas para salvar a los desamparados y a su vez, en casos particulares encontrándoles refugio de amor permanente.

Están también los profesores y los estudiantes de una Universidad quienes se organizaron para dar directamente clínicas de salud mental en las áreas más afectadas, proveyendo espacio de sanidad para que el alma saliera a pasear libremente.

Los enfermeros y los doctores no se quedaron con los brazos cruzados, estos ya han impactado miles de vidas en sectores iarrasados, supliendo ayuda inmediata, curando con amor, y transportando los casos que necesitan a otros espacios médicos.

Otro ejemplo es el restaurante mejicano de unas amigas, en donde sentado y conversando con ellas me comentaron que abrieron el negocio primero para proveerles el sustento a las más de 60 familias que trabajan con ellos y segundo, para que sus clientes tuvieran un espacio en el que sintieran normalidad por unas horas.

Ese mismo día me llegó un mensaje de una amiga la cual tan recientemente como hace unos meses la había entrevistado en la radio hablando de su experiencia como misionera en Haití y quien tan solo tiene 23 años.

El mensaje era haciendo un llamado masivo, bueno un reclutamiento indirecto, a los grupos que ella pertenece, para que se unieran a las brigadas de ayuda que se llevando formando en las pasadas semanas, para ayudar de múltiples formas en áreas en donde este fenómeno atmosférico había azotado fuertemente.

Luego recordé los vecinos de La Perla, una comunidad que de la noche de la mañana se convirtió en un punto turístico clave al visitar el Viejo San Juan, antes del huracán, solo para ver en donde era que se había filmado el video más visto en la historia de Youtube.

En esa humilde comunidad aún se rigen por una antigua filosofía africana llamada ubuntu, que en simples palabras significa que la “humanidad hacia los demás”. Pues con esa misma filosofía y una pequeña ayuda del creador de Despacito, muchas familias tienen un poco de normalidad en la oscuridad.

Aunque los residentes aún están en la espera que las autoridades vengan a recoger los escombros que ellos acomodaron en áreas en donde no perturbaran a los niños jugar, a los autos transitar y sobre todo, para minimizar las plagas de animales que se puedan formar. Ellos siguen buscando la normalidad dentro de sus circunstancias actuales.

Ellos han estado autogestionando sus propias ayudas, llevando comidas a los ancianos de la comunidad, quienes son venerados y respetados por todas las generaciones, llegan pick-ups con hielo que son repartidas entre ellos y sobre todo hay un sentido de paz y hermandad que no pudo socavar María.

Otra iniciativa que ejemplifica al boricua fueron los residentes del “campamento de los olvidados” del barrio Charco Abajo en Utuado, quienes ante la adversidad de perder su principal via de comunicación con la civilización, se las inventaron no solo para llevar y traer suministros por el aire, para ocuparse de una comunidad de aproximadamente 100 familias.

Por su parte, a las montañas de Adjuntas llegó una organización que es liderada por un ex pelotero que estuvo 17 años en las Grandes Ligas, específicamente llevando alimentos y agua a las familias del barrio Vegas abajo, Vegas Arriba y Juan González. 

Pero en esa misma línea un profesor de salsa a quien a impactado a sobre 35,000 seres humanos enseñándoles a socializar y a transformar sus vidas por medio del baile original de Puerto Rico, está todos los días silenciosamente llevando purificadores de agua a comunidades remotas, gracias a la ayuda de una organización sin fines de lucro ubicada en California.

En fin, volviendo a la pregunta inicial, entiendo que la misma se contestó con la evidencia presentada, directa al grano, con ejemplos contundentes y vivencias claras.

Así que ahora solo me queda esperar unas semanas para el banquete culinario que su amada esposa prepará, y en donde por horas largas compartiremos opiniones, vivencias, sugerencias y por supuesto, no podía faltar, como salvaremos al mundo.

Nota: Este es el quinto artículo de la serie llamada #EstamosDePie

4 – Esperanza Envejecida

3-  Normalidad Ultrajada

2- La impotencia de la Humanidad

1-  Una vorágine de sentimientos

 Waldemar Serrano Burgos, CNBC
Certified Neuro-Business Coach

Dragonfly Group | 305.335.4044 
www.dragonflygroup.net

Del grupo de editores

Visit our Blog
Follow us on Twitter @wserranob | @DragonflyGroup_
Connect with us LinkedIn | Google+
Join us on Facebook

About The Author

Editor

Number of Entries : 8328

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top