You Are Here: Home » Local » Quien porta armas, es porque pretende usarlas

Quien porta armas, es porque pretende usarlas

 
Guerras preventivas en la lejanía, no podrán encubrir que  tenemos terroristas en casa y que ahora se manifiestan con mayor frecuencia y crueldad. 

Lialdia.com / Ricardo Ballón / Bethesda, Maryland / 10/ 3/2017 – Le tocó perder a la ciudad de los juegos de suerte y espectáculos estelares, Las Vegas. Un macabro espectáculo empañó su noche, se dio en medio de un concierto de música tradicional, un recital de música country, fue el macabro escenario donde acribillaron a más de veinte mil personas, con un saldo de más de quinientos heridos y más de cincuenta muertos.
 
En la Casa Blanca, el presidente Trump calló después de dedicar un minuto de silencio a las víctimas, mientras algunos senadores evitaban opinar de forma racional al respecto, aconsejando orar por lo acontecido, dejando a los milagros celestiales como posible solución a este síndrome, que se va repitiendo cada vez más a menudo y superando en dimensiones al anterior.
 
Para mayor confusión el protagonista es un hombre blanco, millonario y aficionado a la cacería, Stephen Paddock, quien portaba sofisticadas armas, de forma legal, para ser más exactos, 16 armas de largo alcance con una enorme cantidad de municiones, encontradas en el hotel donde se parapetó, y en su casa fueron encontradas otras 18 esperando ser utilizadas en algún nuevo episodio macabro.
Ahora se repiten las preguntas, que en vez de enfocar el problema, el origen y su reiteración, dispersan la atención de la opinión pública, ¿Cuál fue el motivo? ¿Era musulmán? ¿Tenía problemas mentales? ¿Tenía antecedentes criminales? ¿Alguna organización terrorista se ha atribuido el hecho? Y otras, alejándose de la pregunta candente, ¿Qué está pasando en nuestra sociedad? Y la pregunta vedada, ¿Qué incidencia tienen los fabricantes de armas y las leyes que dan libre albedrio para portarlas?
 
En las últimas dos décadas se han dado alrededor de veinticuatro matanzas con características similares. “Homicidas compulsivos” matan cantidad de personas en un abrir y cerrar los ojos, portando sofisticadas armas, permitidas por las autoridades y el mercado, que nada justifica la necesidad de tenerlas. El ex presidente, Barack Obama, expresó, que “nunca lograremos entender qué puede llevar a un ser humano a aterrorizar a otros seres humanos de ese modo” Y nosotros nos preguntamos, porque tampoco entendemos, ¿Cómo es que las autoridades de este país siguen permitiendo que se den estos hechos?
 Cuando este hecho también ha afectado las altas esferas, también fueron asesinados mandatarios y personajes connotados, bajo el mismo guion cinematográfico; apareció  un loco u homicida compulsivo y asesinó al mandatario o al líder. Pasó con los hermanos Kennedy, con Martin Luther King Jr, con John Lennon y otros.
 
Y las contradicciones se multiplican, Se hacen guerras preventivas, se buscan armas de destrucción masiva, se tiene amenazado al desquiciado presidente de Corea del Norte por poseer bombas atómicas, se dota a Israel de bombas nucleares, se emplean bombas de altísimo poder en el Medio Oriente. Y ahora en casa las armas comienzan a dispararse en contra de nuestra población civil, crece el terror de ser la próxima víctima de algún nuevo loco que haya comprado legal y libremente alguna arma de alto poder y se le ocurra ejercer su derecho de usarla.
 
La prensa explota la noticia al máximo y está se va perdiendo con el devenir de nuevas noticias sensacionales. Sólo qué ahora, la reiteración de esta masacre se ha hecho viral, de dimensiones descomunales ante una población impotente y aterrada, que será muy difícil de distraer y minimizar el hecho con sólo lamentos, la población necesita leyes que prevengan o reduzcan el riesgo que se está viviendo con estos “Homicidas compulsivos”, que portan armas amparados por la ley.
Frente a este hecho terrorista, parecería que no hay nada que hacer, quizás un debate tibio sobre la venta regular de armas; los rostros compungidos del presidente y de los congresistas, lejos de que se produzca una guerra preventiva para erradicar este síndrome, que tiene en vilo a la población norteamericana, urgida de una política de seguridad real, más allá de los muros fronterizos y las estigmatizaciones religiosas.
 
El presidente calificó a este acto terrorista, como un “mal absoluto” como un “acto de maldad”, llamó a la ciudadanía a unirse y orar. Con su silencio, ratificó su posición de defensor de la Segunda Enmienda de la Constitución, y mantiene su alianza con la National Rifle Association (NRA) que lo apoyó durante su campaña electoral.
También reapareció la señora Hilary Clinton, del Partido Demócrata, proponiendo un debate a fondo sobre el tema de las armas, apoyada por varios líderes partidarios.
No olvidemos que el presidente mencionó, en variadas oportunidades, que dos de sus hijos son miembros de la NRA, y que además él posee tantos fusiles y armas que a veces le causan preocupación.
Sin embargo, el hecho que este drama se repita con tanta frecuencia, además sea cada vez más trágico y sangriento, obligará al Congreso a discutir el tema y se oculte el miedo y sometimiento a la poderosa industria de armas, la creciente disconformidad de la población y la inseguridad ciudadana que se está viviendo, hará que sea muy difícil distraerla con guerras preventivas en la lejanía, cuando también  tenemos terroristas en casa que ahora se manifiestan con mayor frecuencia y crueldad. 
 

Ricardo Ballón

Del grupo de editores

Escritor y literato, nacido en Bolivia, con  Estudios en Ciencias de la Comunicación (Universidad Católica Bolivia), y estudios en Comunicación política. CEBEM- COMPLUTENSE.

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top