You Are Here: Home » Periodismo » MORIR DE HAMBRE

MORIR DE HAMBRE

La obsesión de comer resulta motivada por el miedo a morir de hambre. Un tema obsesivo que precisa una investigación más en profundidad

Lialdia.com / Jaime Kozak/ Madrid/ España/ 10/14/2017 – La existencia de una relación de la inhibición con la angustia, es un hecho frecuentemente observado en la clínica psicoanalítica, y también en general. Algunas inhibiciones, son sin duda, renuncias a la función, a causa de que durante su realización podría surgir angustia. En la mujer, sin intención de generalizar pero, aparentemente, en el siglo pasado, y tal vez en el hombre en los tiempos actuales; es algo activo, sobre todo si sus sentimientos están presentes, aunque depende de las geografías y las culturas, el nivel educativo y otras cuestiones; era y sigue siendo digamos, observable con cierta frecuencia el miedo angustioso directo a la función sexual y sus resultados, una mezcla de deseo y angustia, que podríamos decir, que lo podemos subordinar a la histeria, se trate de hombres o de mujeres. 

Después también, podemos mencionar muchos casos, donde lo que opera es el síntoma defensivo a la repugnancia, el cual se inicia como reacción ulterior al acto sexual,pasivamente soportado y surge después concomitantemente a la representación del mismo y sus diversas tendencias.  Modas y propuestas, que a veces generan rechazo en las parejas de tipo clásico o influénciadas poderosamente por ideas religiosas, de cualquier sentido.  

También gran número de actos obsesivos, demuestran ser prevenciones y aseguramientos contra experiencias  sexuales, siendo por lo tanto de naturaleza fóbica. Sin embargo, no nos conformamos,  con nuestra comprensión y pensamos que no progresamos mucho por este camino.  Observamos solamente que son varios los caminos para perturbar la función:  

1- La simple desviación de la libido, que parece ser lo que más especialmente provoca aquello que se ha denominado una inhibición pura. 

2-La alteración del ejercicio normal de la función. 

3-Las dificultades de la misma por condiciones especiales y su modificación hacia otros fines 

4- Su prevención por medio de medidas de aseguramiento.

5- Su interrupción por desarrollo de angustia cuando no ha sido posible su iniciación por desarrollo de angustia.

6- Una reacción ulterior, que protesta contra la función y quiere deshacer lo hecho, cuando a pesar de todo llegó la función a realizarse.

Con respecto a otro punto: LA NUTRICIÓN

La perturbación más frecuente de la nutrición es la repugnancia a comer, por desviación de la libido. Tampoco es extraño un incremento del apetito. La obsesión de comer resulta motivada por el miedo a morir de hambre. Un tema obsesivo que precisa una investigación más en profundidad. Como defensa histérica contra la ingesta de alimentos, es conocido el síntoma del vómito.  Y en algunas circunstancias, la negativa a comer, por miedo, puede ser propia de estados psicóticos, por temor al envenenamiento.

Otro tema mencionado fue LA LOCOMOCIÓN                                                           

La locomoción aparece inhibida en algunos estados neuróticos, por repugnancia a andar y debilidad histérica de las extremidades. El impedimento histérico, se sirve de la parálisis motora del aparato locomotor o genera una interrupción especial de esta función del mismo (la llamada abasia). Singularmente características son las alteraciones de la locomoción por interpolación de ciertas condiciones, cuyo incumplimiento hace surgir angustia (fobia).

Finalmente en esta aproximación y en los temas mencionados, nos queda la inhibición de la capacidad de TRABAJO

Dicho asunto que tantas veces es objeto de tratamiento como síntoma aislado, se suele presentar como disminución del deseo de trabajar, o como una defectuosa realización del trabajo, o en forma de fatiga, vértigo, vómitos, etc. La histeria impone el abandono al trabajo por parálisis. La neurosis obsesiva lo perturba por una continua desviación. Podríamos extender esta revisión a otras funciones, pero poco conseguiríamos, ni pasaríamos de la superficie del fenómeno. 

Así que dejaremos para otra oportunidad, el hecho de profundizar tales fenómenos tan frecuentes en la vida cotidiana.

Jaime Kozak

Psicoanalista

Escritor y poeta

Del grupo de editores

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top