You Are Here: Home » Cultura » Geología de Mu, el continente desaparecido.

Geología de Mu, el continente desaparecido.

Cuando esta catastrófica acción devastadora de la Naturaleza tuvo lugar, destruyendo estructuras edilicias y matando a la población completamente, el país quedó inhabitable por muchísimo tiempo.

“Le Plongeon halló en los muros del templo (El Templo de los Sagrados Misterios-Yucatán. México) una inscripción que dice así: “Este edificio es un monumento conmemorativo de la destrucción de Mu, las Tierras del Oeste, de donde vinieron nuestros sagrados misterios.” Fuente: El continente perdido de Mu. James Churchward”.

Lialdia.com / Graciela Nasif/ Córdoba/ Argentina/ 10/16/2017 – Continuaré, desde este fragmento, el desarrollo de las investigaciones llevadas a cabo sobre el Continente de Mu, comenzadas a publicar en la anterior Editorial.

Existen muchas teorías que tratan de hallar la verdadera razón de la súbita desaparición de los Mayas de sus mejores ciudades, aparentemente abandonadas sin dejar rastros del cómo ni el por qué.

Se aventuró una posible invasión de otros pueblos guerreros, grandes sequías, agotamiento de las tierras fértiles… y ahora agregaré la acción volcánica y la del agua.

Cuando se fraguó el inmenso cinturón central de gas, bajo la América Central y el Yucatán, 11.500  años atrás… por la intensa presión interior, que provocó desastrosos terremotos de una intensidad nunca antes vista ni sentida, se formaron en el océano olas gigantescas que arrollaron todo a su paso.

Eran los tiempos de los llamados Mayas Blancos. Se supone eran una avanzada de los Atlantes establecidos en Centroamérica. Al formarse el cinturón de gas la presión excedió lo que podía soportar la estructura terrestre; esto determinó fortísimos terremotos, que causaron  hundimientos de terreno y olas de magnitudes catastróficas que barrieron todo lo que encontraron a su paso, incluidas las construcciones ciclópeas, como así también a los constructores de tales maravillas: los primigenios Mayas de tez blanca,  que desaparecieron junto a su arrollada civilización.

El estrato formado por arena, grava y pequeños cantos rodados puede verse aún en la actualidad, rodeando las ruinas y muchas veces cubriendo amplias superficies de sus edificaciones.

“Algunos antiguos papiros egipcios se refieren a esos cataclismos, los cuales son confirmados por los filósofos griegos Platón y Plutarco (Vida de Solón, por Plutarco).” Fuente ya citada anteriormente en esta Editorial.

Cuando esta catastrófica acción devastadora de la Naturaleza tuvo lugar, destruyendo estructuras edilicias y matando a la población completamente, el país quedó inhabitable por muchísimo tiempo. Cuando se volvieron a dar condiciones de habitabilidad los pueblos cercanos tomaron posesión de las tierras. Muchos vestigios de colosales estructuras antiquísimas, que hoy admiramos, datan de esa primera civilización.

“Eran de raza morena, hablaban el idioma maya, pero a pesar de ello no formaban parte de los mayas blancos, de los que eran totalmente diferentes  y, sin duda, habían llegado de lejos… Los recién llegados no eran Nahuals ni Aztecas. Los Nahuals vinieron desde el Sur y los conquistaron. Los Aztecas vinieron también del Sur y conquistaron a su vez el país.” Fuente: James Churchward.

Una de las Tradiciones muy antiguas de México refiere que “Los primeros colonizadores del país fueron de raza blanca.” Y continúa diciendo: “Estos fueron conquistados por otros de piel oscura que los expulsaron del país. Los vencidos tomaron sus barcas y se dirigieron al Este, hacia el sitio conocido como del Sol Naciente, donde se asentaron; pero antes aseguraron que un día volverían.” Esta Tradición tuvo consecuencias catastróficas para los aborígenes, ya que a la llegada de los españoles creyeron que volvían sus antiguos líderes, a los cuales consideraban dioses; y les dieron la bienvenida, pero luego fueron conquistados y avasallados por los europeos.

Hasta ahora estuve exponiendo una teoría sobre la desaparición de los Mayas. Paso ahora al Continente de Mu, que sufrió también una calamidad natural que arrasó con su civilización, muchos miles de años antes de que ocurriera lo mismo con la Atlántida.

 

Para decirlo de manera que la mayoría  de lectores no se vea apabullada, por demasiada y cruenta información, trataré de sintetizarla de forma correcta para que la explicación sea breve pero, a la vez, de rápida comprensión.

La historia geológica de Mu y la causa científica de su destrucción se definen en el siguiente fragmento,  explicado por su autor J. Churchward con rigor  científico:

…”Mi investigación ha demostrado que la calamidad que alcanzó a esta civilización primitiva fue debida al vaciado de una serie de cámaras de gas superiores que estaban sosteniendo al suelo y las cuales se hallaban probablemente conectadas entre sí por grietas y fisuras. (…) Cuando estas cámaras se vaciaron de sus gases, las techumbres que las sustentaban cedieron y siguió lógicamente la sumersión del suelo que estaba sobre ellas.”

…”Los cinturones de gas discurren a profundidades irregulares bajo la superficie terrestre…”

Según el autor del libro ya mencionado en párrafos superiores, “las cámaras de apoyo que sostenían a Mu estaban muy cerca de la superficie de la Tierra. Aduce como prueba de mayor verosimilitud que tanto en el Manuscrito Troano, como en el Códice Cortesiano, y el Registro Lasha, (mencionados en anteriores Editoriales) ninguno de ellos habla de que el suelo de Mu se alzara al principio del desastre  a grandes alturas, antes de sumergirse en el océano.

Si las cámaras de gas hubieran estado a grandes profundidades la tierra debería haberse elevado considerablemente. Contrariamente a eso, en principio, “la tierra subía y bajaba como  las olas del océano”. Pero luego se habla de dos fuertes levantamientos del terreno, que siguieron a los temblores iniciales.

Esto indicaría, geológicamente hablando, que hubo diferentes cámaras sustentatorias del terreno en superficie, ubicadas a distintos niveles. Las más superficiales al explotar crearon fuerte terremotos ondulantes, las ubicadas en mayores profundidades hicieron elevar dos veces la tierra.

Si las cámaras primeras hubiesen estado ubicadas a mayores profundidades, el terreno hubiera sido lo necesariamente grueso y hubiera tenido ángulos de retención que lo sostuvieran luego de ser levantado, tal como sucedió cuando surgieron las cordilleras terrestres.

Hay registros en muchos pueblos de la Antigüedad, refiriéndose en particular al Continente de Mu de que “…la tierra fue hendida y destrozada, temblando como las hojas de un árbol en la tormenta…subiendo y bajando como las olas del océano… y durante la noche se sumió.”

Esta descripción corresponde a la explosión de la primera serie de cámaras sustentatorias de Mu, pero debió haber una segunda serie de cámaras ubicadas a mayores profundidades, y eso queda demostrado en la afirmación de que, a posterior del catastrófico terremoto inicial “Mu fue levantada por dos veces.”

Todo esto se aporta, con mayor cantidad de detalles y explicaciones, en el libro El Continente Perdido de MU,  escrito con rigor científico por el arqueólogo e investigador James Churchward.

Ahora bien, ¿Por qué nos ocupamos en esta Editorial de un continente desaparecido hace miles de años? Porque estamos tratando de demostrar que existió y que fue la Cultura Madre Originaria que dio nacimiento a las Culturas de las Civilizaciones Antiguas que todos estudiamos alguna vez a lo largo de nuestras vidas, creyendo que eran las primigenias.

En ese sentido, unan vez demostrada la existencia real de tierras desconocidas a la fecha, las cuales sobrepasan largamente los 12.000 años de antigüedad, estamos en condiciones de volver sobre nuestros pasos, para ocuparnos del inicio del idioma, en las distintas civilizaciones.

Por razones de espacio haré una breve presentación de la temática que abordaré en la próxima Editorial:

“Se considera al Idioma como siendo la huella más precisa demostrativa de las relaciones familiares de diversos pueblos, aún habitando países separados por vastas extensiones de agua y tierra.”

“Un hecho asombroso es que encontramos palabras mayas en todos los idiomas del mundo.”

“Max Müller dice: Hubo un idioma original”.

Antes de dar paso al Momento de Reflexión por la Paz, deseo presentar a Uds. al Equipo de Arqueólogos que se encuentran haciendo Trabajo de Campo en la Provincia de La Rioja, de la República Argentina. Su compromiso con los Pueblos Originarios amerita que su labor sea difundida y apoyada.

Son ellos:

*Sebastián Pastor. Dr. en Antropología por la Universidad de La Plata e Investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de la República Argentina.

*Tomaso Muzzigoni. Arqueólogo de la Universidad de Firenze, Italia. Magister en Museología Arqueológica por la Universidad de Leiden, Holanda.

*Luis Tissera. Licenciado en Historia, Especialidad Arqueología, por la Universidad Nacional de Córdoba y responsable de la Reserva Cultural-Natural Cerro Colorado, quien desarrolla una investigación de Doctorado en Los Llanos riojanos.

Todos ellos, junto a un excelente Equipo de colaboradores se encuentran trabajando en un Proyecto propio, del cual les informaré en próxima Crónica, al cual llamaron “Conservación del Patrimonio y Desarrollo Sustentable en los Llanos de La Rioja (Argentina). Plan de Revalorización del Arte Rupestre  Prehispánico”. Su trabajo, desarrollado con dedicación y profesionalismo es una muestra concreta, de la preocupación de muchos estudiosos e investigadores, que desean recuperar la Dignidad de los Pueblos Originarios, dando a conocer su profunda Sabiduría Aborigen  y sus destacadas Culturas Ancestrales.

Ahora… La Paz…

SEÑOR… bendice este planeta, / cualquiera sea el nombre / que te otorguen quienes te rezan…/ Que se derrame por igual, sobre todos, la Luz de Tu Mirada. /… que el fuego del Orgullo y la Ira desmedida / no encuentren, en su noche, el calor de  casa amiga. /

SEÑOR… que estás en el alma de la Humanidad que te llama… / extiende Tu Mano amiga para brindar la esperanza / de que, ante nuestros ruegos, la PAZ… por el mundo avanza…

Los saludo en la Luz de la Palabra, con respeto y cariño fraterno,

Dra. H.C. Literatura Graciela Nasif

Vicepresidente de SIPEA Argentina, Filial de SIPEA IBEROAMERICANA.

Embajadora Mundial del Cercle Universel des Ambassadeurs de la Paix, SUISSE/ FRANCE

Del Grupo de Editores.

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top