You Are Here: Home » Internacional » ENTRE SAN JUAN Y SAN  PEDRO

ENTRE SAN JUAN Y SAN  PEDRO

San Juan, mira desde sus ventanas el astillero donde se construye este testigo de un pasado histórico, símbolo de todos los barcos hundidos a través de los siglos. Es San Pedro, quien da la despedida en sus orillas a los visitantes de San Juan.

Lialdia.com / Martha Liliana Polanía Perdomo / Bogotá/ Colombia/ 10/24/2017 – En un rincón de la península ibérica, en tierras del país Vasco Español, en el municipio de Pasajes, de la provincia de Guipúzcoa,se encuentran las poblaciones de San Juan y San Pedro a orillas de la Ría del Oyarzun con sus aguas mezcladas de mar. Dos montañas enmarcan la entrada del inmenso océano atlántico, a este maravilloso rincón de la tierra, estacionado en el tiempo. San Pedro con el paso de los años se ha convertido en una prolongación de San Sebastián. En la orilla del frente lo mira San Juan. Siempre amigos, siempre rivales.

De tradición pesquera, conservan en su alma todo lo que implica ser un puerto de pesca y de navegantes. Esos que se aventuraron a la conquista de los mares, que los exploraron y llegaron a cruzarlos en coordenadas, que para otros pueblos era un sueño o una locura, desde hace más de 800 años. Sus deportes, su gastronomía, las bebidas, las costumbres, se viven como en siglos pasados.

San Pedro, en homenaje a su tradición pesquera y de navegantes está construyendo, de la manera como se hacía hace siete siglos, el Nao San Juan. Barco ballenero que cruzó el océano en el siglo XVI para llegar a  Canadá, donde encontraría su sepultura frente a las costas de la bahía de Terranova, para dormir en sus aguas por mas de cuatro siglos. Hoy, artesanos que guardan como tesoro el conocimiento y la tradición de fabricar barcos de madera, están construyendo pieza a pieza este Nao San Juan. Durante su proceso de construcción, además de recuperar y valorar los oficios y técnicas navales del siglo XVI, se están restableciendo y recuperando lazos de amistad y comerciales con otras regiones de Europa que eran proveedores naturales de los materiales necesarios para su fabricación. Es por esto que Bretaña, Aragón, La Rioja, están aportando igual que hace 600 años, material para las Velas, cuerdas, brea, cerámica, madera etc, elementos provenientes de los mismos lugares citados en los documentos históricos de la época en la que el Nao San Juan fue uno de tantos barcos balleneros que movieron la economía del siglo XVI.

Una vez culminado, zarpará en una emocionante travesía de regreso a Canadá, recreando este viaje de la misma forma y con la misma cantidad de tripulantes, víveres, bebidas, abastecimiento y tiempo de navegación que el Nao San Juan Original. Una vez regrese a San Pedro se convertirá en embajador flotante y cultural que recorrerá los mares de Europa para fomentar la fraternidad y colaboración entre pueblos, mirando al futuro, teniendo como base un pasado valioso y compartido.

San Juan, mira desde sus ventanas el astillero donde se construye este testigo de un pasado histórico, símbolo de todos los barcos hundidos a través de los siglos. Es San Pedro, quien da la despedida en sus orillas a los visitantes de San Juan. Solo se puede llegar a él, en una pequeña embarcación, que lleva y trae viajeros durante todo el día y parte de la noche; tal y como se hacía en la época de los balleneros. El trayecto tan solo dura unos cuatro minutos. Al llegar a San Juan, se siente que el tiempo se ha quedado dormido entre las rendijas de las  paredes de piedra de sus casas. Por un lado lo protege las aguas del Oyarzun, a su espalda una montaña, que bloquea los vientos del océano.

San Juan, es una única calle de casas altas, con balcones de madera adornados con flores y banderas de color rosa que representan su amor por uno de los deportes más antiguos de esta zona. Las Traineras. En San Pedro las banderas son violeta.

Caminar por la calle empedrada y estrecha de San Juan es recorrer en el presente un pasado con olor a mar. Quizás fue la tranquilidad de este caserío, el paisaje desde los balcones que miran al río y se pierden a lo lejos en el Cantábrico entre la montaña y el cielo, las caras amables de sus pobladores, o la riqueza de su gastronomía marítima y sus ricos postres, o la sidra, esa bebida que protegía a los marineros vascos del escorbuto, la que atrapó por un tiempo a Víctor Hugo. San Juan nunca ha tenido hoteles,  Víctor Hugo recorriendo esta única calle, buscó hospedaje en la casa de una amable señora con dos hijas. En ella vivió unos días que luego describió y recreó con detalle en sus obras. El impacto de este rincón mágico de España, en Víctor Hugo fue tan profundo que sin ser pintor, tomó pinceles y colores dejando en cuadros el San juan de comienzos de 1.800. Hoy, la casa es un museo que mantiene intactos cada uno de los rincones habitados por el escritor. En San Juan dicen que allí y mirando por su ventana hacia San Pedro, se inspiró para escribir Los Miserables.

Los habitantes de cada lado del Oyarzun, con gritos y palmas, animan a los competidores de traineras, agitan sus banderas, rosa y violeta al tiempo que dicen: Aúpa San Pedro, Aúpa San Juan.

Martha Liliana Polanía Perdomo

Escritora y poeta

Del grupo de editoras

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

Comments (2)

  • Higorca Gómez

    Querida amiga; En cada uno de estos capítulos puedo captar toda la magia que te has llevado de España; en unos momentos cruciales para nosotros, tus artículos son como una rafaga de aire fresco, la brisa que nos llega con sabor amargo y al mismo tiempo deseando que esas pequeñas gotas nos den en la cara como si fuesen dulces besos, gotas, caricias de una mar bravía que nos dice que todos somos uno.
    Gracias de nuevo Liliana por estas letras, bandera de los pasos que has dado por esta tierra que también forma parte de la tuya.

  • Martha

    Querida Higorca,
    Gracias por tus palabras a mis escritos. Si me traje lindos y gratos recuerdos de esa tierra que es tuya y es nuestra. Me alegra saber que te gustan mis letras y te hacen feliz. Los pienso mucho y solo deseo que la fraternidad y la paz llegue a tu linda península.

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top