You Are Here: Home » Cultura » El idioma y la muerte de las civilizaciones

El idioma y la muerte de las civilizaciones

 

Históricamente las continuas matanzas de aborígenes en América a la llegada de los conquistadores europeos, fueron  determinantes para la pérdida de los idiomas de cada etnia.

“…Resulta imposible intentar preservar la pureza lingüística, porque las lenguas se construyen, sobre todo, a través del uso social.” Fuente: El poder del lenguaje humano. Sergio Parra.

“Antes de la llegada de los europeos, en el continente americano se hablaba una notable cantidad de familias lingüísticas, lenguas individuales y variantes dialectales.” Fuente: La gran diversidad lingüística. Revista científico-cultural Muy interesante.

Lialdia.com / Graciela Nasif/ Córdoba/ Argentina / 10/1/2017 – Tal como prometiera en la anterior Editorial hoy nos ocuparemos de la lingüística en la América Precolombina. En el momento de la invasión europea a tierras americanas los Pueblos Originarios hablaban cerca de dos mil lenguas diferentes.

Pese a las diferencias idiomáticas posteriormente documentadas, se daba frecuentemente el caso de muchos pueblos con diferentes lenguas en uso que se avenían a compartir un mismo territorio y muchas veces la misma cultura.

De alguna inexplicable manera lenguas ininteligibles entre sí les permitían relaciones e intercambios con total normalidad. No se ha descubierto de qué manera lograban comunicarse con tanta facilidad, aunque se sospecha que se debió a la gran capacidad de adaptación a los sonidos que componían el habla de los diferentes pueblos.

Esto quedó claramente demostrado a la llegada de  los conquistadores europeos. Al cabo de poco tiempo de convivencia muchos aborígenes lograban hablar fluidamente el español, lo cual les permitió convertirse en traductores e intérpretes de su lengua; dándose el caso de que jóvenes de la nobleza aborigen ingresaron a las escuelas franciscanas misionales de Mesoamérica, y habiendo aprendido la lengua castellana la utilizaron para escribir Crónicas que permitieron conocer mucho de su Cultura y de sus Tradiciones.

Comenzaremos desde el Norte de América nuestro periplo exploratorio de las lenguas americanas, a la llegada de sus conquistadores europeos. Cuando los extranjeros desembarcaron en tierras americanas se hablaban unas 700 lenguas diferentes. Desgraciadamente, a mediados del siglo XX solamente quedaban en uso 213.

Este retroceso y pérdida consiguiente de identidad cultural, de los pueblos avasallados, se dio aceleradamente debido a la violencia de los procesos colonizadores, que implantaron la obligatoriedad de su idioma: el inglés, internando incluso a los nativos en centros de reeducación, donde perdían sus raíces y sobre todo sus lenguas maternas.

Actualmente, en América del Norte, las lenguas aborígenes están en vías de extinción por la presión que ejerce sobre ellas el idioma inglés impuesto desde la conquista. Solamente funcionan como medio de comunicación de los más ancianos, quienes nada pueden hacer ante el avance imparable de la lengua foránea, ya que la suya no se enseña en las escuelas y casi no se transmite a las nuevas generaciones, porque no les resulta de utilidad en el día a día.

“La costa noroeste del Pacífico es uno de los núcleos lingüísticos más vulnerables; todas sus lenguas están al borde de la desaparición, incluida la denominada Siletzs dee-ni, hablada en la reserva estadounidense de Siletzs, Oregón, que se ha visto mermada progresivamente desde 1855, cuando se instalaron en la región unas 27 tribus de diferentes territorios debido a desalojos y desplazamientos forzosos decretados por el gobierno.” Fuente: Revista cultural Muy interesante. Documento sobre la lingüística americana.

Esta es una zona donde la necesidad de comunicación entre pueblos de distintas hablas determinó la creación de una lengua alternativa compartida por todos a los fines prácticos de la vida diaria.

Se originó entonces lo que se llamó “pidgin”, o sea un idioma simplificado creado y usado por las comunidades que no tenían una lengua en común. La evolución por el uso dio nacimiento del “Chinook jargón” que terminó desplazando al pidgin inicial.

Cabe señalar la presencia de lenguas aborígenes que se resisten a desaparecer; como el Yakima, el Quileute, o el Kutenai, los cuales se mantienen vigentes en el habla de pocas decenas de habitantes de la zona.

Es muy importante la actitud de apertura, para la revalorización y revitalización de su lengua, llevada a cabo en California por miembros de la tribu Chukchansi. Los mismos aportaron fondos y trabajaron en conjunto con un equipo de lingüistas de la Universidad de California, imprimiendo un diccionario y una gramática de su lengua.

Unicef publicó un “Atlas sociolingüístico de pueblos indígenas en América Latina”.  Allí se asegura que viven en esta región latinoamericana 522 pueblos nativos. De ellos 44 usan el castellano como idioma único, y 55 solamente emplean el portugués.

Investigaciones llevadas a cabo por estos estudiosos arrojan el triste saldo de 85 % de lenguas o variedades americanas de la lengua, muertas por el desuso impuesto. Se considera que en el Caribe Insular, en las regiones del Orinoco y la Patagonia las lenguas nativas están prácticamente desaparecidas.

Pero nos queda el orgullo de poder remarcar que una de las áreas que supieron conservar su idioma es Mesoamérica. Es tal su nivel de concientización, de la necesaria preservación de su idioma, que en los lugares donde se detectan riesgos de desaparición los mismos aborígenes se ocupan de continuar su accionar para difundir, en las nuevas generaciones, el conocimiento de las lenguas ancestrales.

Esto tiene mucha relevancia en el caso del Ixcateco de Oaxaca y en el Kiligua. Su trabajo los lleva a las escuelas primarias, donde las generaciones de jóvenes y adultos mayores trabajan para evitar la muerte de su idioma.

En Brasil los investigadores y lingüistas realizan también un importante trabajo de recuperación. Hay idiomas en alto riesgo de desaparición en la Cordillera Andina, y en la Cuenca del Amazonas. En el caso de la etnia andina, que desde los tiempos del Imperio Inca mantiene vivo el idioma Kallawaya, se da también la preservación del mismo por medio de los curanderos  y herboristas de la tribu, quienes hablan habitualmente el quichua y el español, pero reservan el Kallawaya para transmitir sus secretos ancestrales a un selecto círculo de elegidos de su etnia.

Llegando al Sur del Continente Americano nos encontramos con representantes de 30 Pueblos Originarios, quienes se expresan habitualmente en castellano, pero mantienen vivas sus lenguas natales. Éstas son: Toba, Pilaguá, Mocoví, Vilela, Wichí, Nivaclé, Chorote, Ava-Guaraní, Tapiete, Mbya, Quechua, Tehuelche y Mapuche.

Históricamente hablando, las continuas matanzas de aborígenes llevadas a cabo en América a la llegada de los conquistadores europeos, fueron  determinantes para la pérdida de los idiomas propios de cada etnia.

Desgraciadamente, en el modelo de país que se construyó a lo largo de los sucesivos gobiernos argentinos,  la comunidad aborigen no tenía espacio ni trabajo digno para sostenerse. Recién en 1994 la constitución Argentina…”reconoció la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas, así como el derecho a preservar su identidad y a tener una educación bilingüe e intercultural”. Fuente ya citada.

Las Culturas de los Pueblos Aborígenes deben ser difundidas y revalorizadas. A lo largo de la América las distintas etnias se esfuerzan por no desaparecer, y aunque su necesidad los lleva a adaptarse al entorno, con el consiguiente desplazamiento de sus costumbres y sobre todo de su idioma natal, es necesario que todos aunemos esfuerzos para evitar que, Culturas que tienen mucho para aportar desde sus conocimientos tribales, mueran y desaparezcan sin que el mundo moderno acceda a concederles el espacio que fue suyo, desde antes de la llegada de los conquistadores y que les pertenece por herencia de sangre.

Momento de Reflexión por la Paz. Dijo Mahatma Gandhi:

“No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna.”

Palabras para reflexionar, indudablemente, pero sobre todo para actuar buceando en nuestro interior para encontrar qué llevamos de mochila en el Camino de la Vida, y saber reformular lo malo para convertirlo en bueno; no sólo para nosotros, sino fundamentalmente para los demás.

Los saludo en la Luz de la Palabra, con cariño y respeto,

Dra. H. C. Literatura Graciela Nasif

Vicepresidente de SIPEA Argentina, Filial de SIPEA IBEROAMERICANA.

Del Grupo de Editores.

 

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top