You Are Here: Home » Cultura » Buscando la Lengua Madre Universal

Buscando la Lengua Madre Universal

“Hace 25.000 años floreció una vasta civilización sobre la Tierra, cuyos ciudadanos y  estructuras sociales alcanzaron un elevadísimo nivel cultural.

Antes de que las grandes civilizaciones de las que tenemos recuerdo hubieran siquiera nacido, esta humanidad conocía elevados secretos técnicos y científicos. Luego desapareció. Nadie sabe exactamente porque, ni siquiera donde.” Fuente: El continente perdido de Mu.  James Churchward.

Lialdia.com / Graciela Nasif/Córdoba/ Argentina/ 10/8/2017 – Luego de realizar analogías comparadas de las lenguas escritas y habladas de civilizaciones que ocuparon distintos continentes, en sucesivas épocas históricas en nuestro Planeta Tierra, siento la necesidad de poner sobre la mesa un conocimiento ancestral, muy poco conocido actualmente; salvo por un grupo de seguidores que investigan cada indicio que ayude a fundamentar sus estudios sobre un continente desaparecido, el llamado continente de Mu.

“James Churchward, eminente investigador de culturas desaparecidas, ha recorrido todo el globo en busca de los restos, los recuerdos y las posibles influencias que esta misteriosa civilización dejó. Y ha descubierto la existencia del CONTINENTE PERDIDO DE MU, una humanidad  perdida en los albores del tiempo.” Solapa del libro El continente perdido de Mu. Editorial A.T.E.

Trabajaré esta Editorial buceando en “los albores del tiempo”, como señala quien se ocupara de reseñar un libro que tiene mucho de científico, bastante de histórico y abundante material comprobable, sobre una civilización que llegó a tener un alto grado de tecnología, antes de desaparecer de la faz de la Tierra.

La investigación inicial parte desde el descubrimiento de series de tablillas antiguas de piedra, encontradas en la India y en México, y su posterior traducción.

“Ambas series tienen el mismo origen, pues las dos ofrecen extractos de las Inspiradas Escrituras Sagradas de Mu.” Fuente: J. Churchward.

En ambos casos las tablillas a que hacemos referencia estaban celosamente protegidas por sacerdotes, que las mantenían a salvo de ojos profanos, escondiéndolas en vasijas de arcilla, dentro de protegidos templos o monasterios de Birmania y de la India.

Respecto de las tablillas encontradas en México, se cree que primero se escribieron en la Madre Patria, o sea en el continente de Mu, y luego fueron preservadas durante siglos como objetos de características sacras, lo cual llevaba a su escondite y devoción.

Existen numerosos registros sobre el perdido Continente de Mu. Y entre muchos de ellos, los americanos escritos en las tablillas ya mencionadas,  lo ubican al Oeste de América, en pleno actual Océano Pacífico. En tanto los asiáticos se refieren al continente de Mu situándolo al Este de Asia, “hacia el sol naciente”.

En nuestros tiempos, quien se dedique a recorrer las islas del Pacífico con intereses arqueológicos direccionados a nuevos descubrimientos, o a confirmar la presencia de los ya descubiertos por los investigadores, encontrará restos de piedra de sus grandes monumentos, ciudades y templos; como así también habitantes de raza blanca mezclados con los originarios que habitan las islas.

Ya en el Manuscrito Troano , antiguo libro Maya escrito en la Península de Yucatán, se hace referencia con lujo de detalles a impactantes terremotos ocurridos en el Océano Pacífico, y cuya consecuencia fue el hundimiento de “El país de las colinas de tierra” (Mu). El párrafo siguiente es muy elocuente:

“Violentamente sacudido por dos veces, desapareció durante la noche, habiendo sido constantemente sacudido por las ígneas descargas de las profundidades, las cuales, hallándose confinadas, motivaron que el suelo se alzase y se sumiera varias veces en diversos lugares. Al fin cedió la superficie, y las diez regiones (o tribus) fueron destrozadas y desperdigadas. Se sumieron con sus 64.000.000 de habitantes 8.060 años antes de que este libro fuera escrito.” Fuente: Manuscrito Troano. Crónica Maya Histórica.

Este relato se vuelve a encontrar en el Libro de los Muertos egipcio. Igualmente el Códice Cortesiano, antiquísimo libro Maya escapado de las llamas que aniquilaron bibliotecas enteras aborígenes, y actualmente expuesto en el Museo Nacional de Madrid, nos habla claramente del hundimiento del Continente de Mu en una sola noche.

Schliemann, el eminente arqueólogo e investigador descubridor de impactantes ciudades antiguas, que se creían míticas y que gracias a él surgieron de las profundidades de la tierra, descubrió lo que se llamó luego el Registro Lhasa; por haber sido encontrado en un viejo templo budista de la sagrada ciudad de Lhasa, en el Tibet.

Igualmente podemos hablar de Registros encontrados en la Península de Yucatán  en el Templo de Uxmal. Su descubridor, Le Plongeon, lo llamó “El Templo de los Misterios Sagrados”.  En los Registros hallados en sus muros una leyenda dice:

“Este edificio es un monumento conmemorativo a la memoria de Mu –las tierras del oeste- Ese país de Kui- el lugar de nacimiento de nuestros sagrados misterios.” Fuente: El continente perdido de Mu. Editorial A.T.E.

También se encuentran Registros en la Pirámide de Xochicalo, en México. Dicha pirámide se considera construida miles de años antes de las pirámides egipcias, encontrándose ubicada a 60 millas al sudoeste de la capital de México.

“Platón dice en su Timeo que esta pirámide mexicana es un modelo exacto de la Colina Sagrada de la Atlántida, sobre la cual estaba construido el Templo de Poseidón.” Fuente anteriormente mencionada.

Existe un edificio en la ciudad de Chichén Itzá llamado Akab-Dzib, México. En su dintel principal existe una losa que relata el hundimiento del Continente de Mu en medio de terroríficos terremotos provocados por la presión acumulada en los fondos marinos del Océano Pacífico.

Así como hemos detallado Registros que atestiguan la existencia real de un continente poblado por una brillante civilización, que fue destruido por la furia de la naturaleza, podemos dar también información de otros Registros en distintos continentes mundiales: Birmania, Plutarco y su libro Vida de Solón, el Volumen I del Ramayana Hindú en su pág. 353, restos arqueológicos en la gran mayoría de las islas del Pacífico en especial la Isla de Pascua… (se considera que estas islas actuales son los restos de los picos más elevados de Mu,  que quedaron sobre la superficie de las aguas cuando el resto del continente se sumergió).

Como vemos nadie puede dudar ya de la existencia real de una gran masa terrestre que se sumergió, muriendo millones de habitantes. Alertados previamente de lo que iba a suceder, por su máximo dirigente sacerdotal, muchos otros alcanzaron a dispersarse por el mundo hacia distintas direcciones, y se cree que dieron origen a las siguientes brillantes civilizaciones conocidas, porque les transmitieron sus increíbles conocimientos científicos y técnicos.

Podemos decir con bases firmes que fue el Continente de Mu el primero en difundir la Lengua Madre Universal de la cual derivaron los distintos Idiomas o Lenguas que utilizaron las diferentes civilizaciones.

Las tablillas Naacal, descubiertas en la India por el autor del libro que hoy tenemos de base, tienen más de 12.000 años de antigüedad, científicamente comprobados.

Los temas desarrollados en ellas son de carácter teológico-histórico-filosóficos, incorporando además un relato de la Creación y el Origen de la Vida.

Cuando Churchward descubrió las tablillas arqueológicas que surgieron a la luz más de 500 siglos después de ser escritas, su asombro solamente era comparable con su entusiasmo.

Pero no fue nada fácil convencer a los monjes de los monasterios, donde se las ocultaba de los profanos, de la necesidad de realizar una traducción que permitiera acceder a los conocimientos allí impartidos.

Finalmente las vasijas y cofres, que contenían las tablillas consideradas sagradas, fueron abiertas y pudo así comprobarse que están recubiertas de caracteres impresos en lo que parece ser el idioma original de la Humanidad. Tal era el secreto con que se las protegía que no solamente estaban ocultas, sino que además no se permitía su traducción porque se las consideraba sagradas y por lo tanto  intocables.

Mucho hay por decir sobre este apasionante tema. Será entonces motivo de una nueva próxima Editorial, donde podremos explayarnos sobre estos misterios puestos al descubierto por los arqueólogos e investigadores del mundo antiguo.

Llegamos así al momento de la Reflexión por la Paz:

De la Antología Mundial 100 Poemas por Siria… ¡y muchas palabras por la Paz! nacida del Proyecto Internacional creado por el Periodista Jesús Ríos, y de su Organizadora Ejecutiva Dra. Graciela Nasif palabras de un Poeta comprometido con la Paz Mundial:

“…Que no se siembre en el olvido!… / Son 20 las razones, 20 los pensamientos. / Una Unión. Un mundo. Una humanidad. / Un poeta que exhorta a tomar el arma verdadera: / LA PALABRA nacida en POESÍA / que sensibiliza, acaricia y mentaliza / nuestra anhelada paz en Siria.” Juan Javier García Aragón. México.

Los saludo en la Luz de la Palabra, pidiendo Paz y respeto a los hombres, para que la Naturaleza ofendida y maltratada por el hombre también pueda reflejarnos Paz. Sus días de ira manifiestos en verdaderos desastres naturales,  que asolan  el planeta entero con terremotos, inundaciones y tormentas catastróficas son indudablemente signos  desatados por la agresión descontrolada que el hombre hizo al planeta. Si deseamos Paz… empecemos por darla. Amar la Paz es respetar todo ser vivo y la Tierra lo es también. Cuando se logre,  la Paz será recíproca entre Hombres, Naturaleza y Planeta Tierra.

Dra. H. C. Literatura Graciela Nasif

Vicepresidente de SIPEA Argentina, Filial de SIPEA IBEROAMERICANA.

Del Grupo de Editores.

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8314

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top