You Are Here: Home » Editorial » Opinión » SOBRIEDAD FRENTE A LA ABUNDANCIA

SOBRIEDAD FRENTE A LA ABUNDANCIA

“Cuando logras ser feliz con poco, y cambiar por la vida liviano de equipaje, en desapego de lo mucho que puedas poseer, porque has comprendido que la felicidad está dentro tuyo, te sentirás feliz.

Lialdia.com / Marisa Llergo/México DF/ 8/14/2017 – Esta no es una apología de la pobreza, pero si lo es de la sobriedad.

 ¿Qué está pasando con la sociedad consumista que hemos inventado? Amasamos una montaña de consumo superfluo. Y por ello, hay que tirar,  y vivir comprando y tirando.

¡Y lo que estamos gastando, es tiempo de vida! Porque cuando yo, o tu compramos algo, no lo compramos con plata, sino con tiempo de vida que tuvimos que gastar para tener esa plata. Pero con esta diferencia: la única cosa que no se puede comprar, es la vida. La vida se gasta. Y es miserable gastar la vida, para perder la libertad”.

Estas sabias palabras provienen del expresidente de Uruguay, Jose Mujica. Las estoy usando como pie de mi reflexión semanal, porque estoy absolutamente de acuerdo con ellas.

En la vida de casi todos nosotros, seres espirituales viviendo la experiencia terrenal, las altas y bajas económicas y de otra índole se dan en ciclos y épocas. Si no estamos preparados mental y materialmente para las bajas, nos arrastran con la fuerza de un río. Y nos pueden ahogar. Pero también, cuando todo va bien, es muy fácil dejarnos llevar por el despilfarro, sin respeto hacia nosotros y quien genera nuestra abundancia.

¡Si lo sabré! Apenas unos años atrás, sufrimos un terrible revés económico y de salud, que nos llevó a vivir situaciones extremas. Y no fue durante una época corta. ¡Cuatro años duro la tortura! Lo más difícil, era mirar a mi pareja, tan derrotado, despojado en cuestión de días, de todo lo que tardó años en construir, y por manos de sus propios, mal llamados, amigos.

No hay mal que dure cien años, ni tarado que lo aguante, dice el refrán . Y esta situación llego a su fin, para dejar paso a una nueva etapa de abundancia, en la cuál estamos floreciendo de nuevo.

Todo ha cambiado, comenzando por nosotros. Hay una historia que me encanta, la que se refiere a la renovación del águila a los cuarenta años, para vivir otros treinta en su segunda juventud. Aun cuando es un mito, resulta extremadamente motivadora y el mejor ejemplo de lo que vivimos.

Estamos renovados. Pero también, maduramos con esta experiencia. Entendemos ahora los por qué y para que.  Sentimos empatía, y podemos ayudar a otros a atravesar con paciencia y fe, pasajes difíciles como el que ya hemos transitado.

Y esto, tan solo esto, ya le dio a toda la experiencia, un sentido.

Con amor,

Marisa Llergo.

Del grupo de editores

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top