You Are Here: Home » Internacional » Latinoamerica » ESCUELA LOMA VERDE, TIPITAPA . NICARAGUA EN EL CORAZÓN, CAPÍTULO X

ESCUELA LOMA VERDE, TIPITAPA . NICARAGUA EN EL CORAZÓN, CAPÍTULO X

A pesar de sentirme tan enferma por los efectos secundarios del chicungunya , he querido reincorporarme al programa de ACIC Nicaragua y Te regalo un sueño, que con tanta ilusión planificaron mis amigos Henry A. Petrie y Patricia Blandón.

Lialdia.com / *María Teresa Bravo Bañón/ Tarragona/ España / 6/28/2017 – No estoy bien, llevo 4 días sin comer, mi estómago no admite ninguna comida. Las noches son insoportables por el dolor articular en la muñeca .Me las paso en el patio de la casa de Patricia , sentada en la mecedora, muchas veces llorando de dolor . Estoy haciendo todos los trámites posibles para adelantar mi regreso a España. Mis amigos están muy preocupados por mí y yo por ellos.Vine para echarles una mano y sin ellos no soy nada.
Así que esta mañana, he insistido y nos hemos ido a la localidad de Tipitapa donde me esperaban maestros y alumnos de su escuela Loma Verde. Porque a veces, la mejor medicina es el amor de los niños. Yo he conocido la más alta vibración del amor y está en ellos. Había que probarlo. Me disfracé de la mejor sonrisa , cogí mi viejo y remendado libro de antología de poemas que me acompañó 40 años en las escuelas españolas y para allí nos fuimos.

Al llegar sentí la algarabía de niños en el patio de recreo, tantas veces conocido y que en todas partes del mundo significan :la vida.

Una escuelita tan pobre como yo jamás he tenido, ni en lo más remoto de mi memoria, los alumnos y maestros estaban limpiando las clases mugrientas y levantando polvo negro y un muchacho de unos 10 años recorría los aledaños de las verjas exteriores con un enorme machete en mano .
_ ¿Qué haces? ¿Qué le ha tocado hacer a ti ? _le pregunté totalmente estupefacta de ver un niño tan chico con semejante machete afilado.
-_ ¡ Me tocó matar serpientes si alguna sale cuando cortamos la hierba !
Pero mis sorpresas no acabaron solo con la visión del niño del machete, pues en medio del patio del colegio había un chiringuito de venta chucherías de todas clases.

Me recibieron con mucho amor y respeto, me hice fotos y más fotos , me gustaban el cariño de los párvulos. Hice un taller de poesía en una clase de 3º, con 47 niños apelotonados bajo un tejado de uralita que aún multiplica el calor hasta convertir el espacio en un horno.
Les leí poemas de Manuel Altoaguirre, de Machado, de Rafael Alberti. Les hice interactuar conmigo y mi sorpresa fue comprobar que aquello de poder moverse por allí, conmigo, era una fiesta y que la poesía en la escuela era más que aprenderse versos de Rubén Darío. Otra vez la fiesta de la poesía estaba en mi mano.
A unas horas después de la experiencia vivida, mejor escribí este poema que resume el día .

ESCUELA LOMA VERDE DE TIPITAPA

¡Qué urbanidad la de estos niños
que aún se levantan de sus pupitres
cuando entran los maestros por la puerta.
Y se callan.
Y sonríen .
Y me escuchan
cuando abro mi remendado libro
y dejo volar los poemas enjaulados
que viajaron conmigo desde España.
Revolotea la mariposa del aire dorada y verde
Federico García Lorca,
siguiendo la golodrina, la golonrisa …
de Vicente Huidobro
que lleva la voz del marinero en tierra de Alberti,
hasta las barcas de Altoaguirre
que duermen de dos en dos en la playa.
A lomos del burro Platero van dos lagartos que lloran
porque han perdido sin querer su anillo de desposados.
Y Gabriela Mistral redime las sucias
y“pedigüeñas “ manitas de los niños del mundo.
Mientras Nicolás Guillén nos solicita todas las nuestras
para hacer una inmensa muralla …
Apenas sin poder moverse,
enlatados en exiguo espacio,
sin un dibujo coloreado en la pared
que les distraiga de la cotidiana rutina,
Me doy cuento que los hago felices.
Sonríen, siempre son agradecidas esas sonrisas,
porque sé que me ven como una titiritera literaria,
como aquellos titirititeros que visitaban Macondo
en de Cien años de soledad, del bueno de Gabo.
Les propongo escribir un poema colectivo
sobre la sonrisa de los pájaros nigaragüenses.
Y ellos me van dictando nombres de pájaros desconocidos
que yo aprendo y escribo en su pizarra de plástico;
mientras jugamos a la metáfora compartida
y a la jitanjáfora de trabalenguas inventados…
Una niña sale espontánea a leerme un poema
que da pronto le he inspirado
y la abrazo emocionada
sintiendo que no hay mayor laurel
que ser simiente de poema.
Pero la calima del lugar me desangela
y me desmayo.
Parezco un pez agónico boqueando
urgiendo una soplo de aire fresco

Mis humildes y buenos compañeros
me refrescan y abanican con un improvisado
abanico de cartón en el patio del horno de la escuela.

Se acabó la clase de la titiritera .

Ha empezado el diluvio tropical de cada tarde.
Mi querida Patricia me trae un caldo de pollo que con tanto amor me hicieron entre ella y su madre. Pero no puedo tragar ni la primera cucharada. Viéndoles la cara de preocupación les pido fruta, para intentar tragar bocado . Me traen una piña tan buena que empieza a saberme a ambrosía de Dioses del Olimpo.

Managua , 19 de ocubre de 2015.

*María Teresa Bravo Bañón

Del grupo de editoras(es)

 

 

 

 

 

About The Author

Editor

Number of Entries : 8309

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top