You Are Here: Home » Periodismo » LOS RETOS DE LOS MILLENIALS

LOS RETOS DE LOS MILLENIALS

marisa millenians

También se les llama “Eco Boomers” y por regla general todos ellos son verdaderos expertos en el manejo de la tecnología de comunicación virtual.

Lialdia.com / Marisa Llergo/ México DF / 1/19/2017 – Los millenials son la generación de personas nacidas entre 1982 y hasta el principio de los años 2000. Claro que las fronteras que definen este grupo no pueden ser exactas ni dibujadas en piedra. Un poco antes o un poco después. También se les conoce como generación “Y” porque le siguen a la llamada generación “X”. Inclusive se dice que son muy parecidas. Lo que importa en realidad son las características que los definen. 

También se les llama “Eco Boomers” y por regla general todos ellos son verdaderos expertos en el manejo de la tecnología de comunicación virtual. Son capaces de componer tu computadora en un dos por tres, textean todo el tiempo, de una manera asombrosa y en varios chats al mismo tiempo. Reyes de la navegación y de las redes sociales.

Y hablando de sus características, teniendo en cuenta que mis tres hijos pertenecen a esta generación, hay una en especial que los define y que en mi experiencia es uno de sus mayores retos: La paciencia.

Paciencia. La ciencia de la paz. Es la actitud que lleva a los seres humanos a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algo. La filosofía la define como: “La constancia valerosa que se opone al mal, y a pesar de lo que sufra el hombre/mujer no se deja dominar por él”.

¿Por qué la paciencia es algo tan difícil para la mayoría de este grupo humano?

Crecieron en una época de soluciones instantáneas. Cada avance técnico, que desde su más tierna infancia evoluciona semana tras semana, facilita y agiliza cualquier trámite que antes llevaba consigo la carga del traslado, de apersonarse ante una ventanilla, de hacer llamadas y esperas.

Para ellos, comprar un objeto deseado consiste en entrar a una tienda virtual, elegir lo deseado, pagar con puntos, pay pal o tarjeta y esperar a que llegue a su domicilio. Gran parte de su trabajo se puede resolver a través del móvil, con correos, chats, escaneando documentos en el instante y enviándolos hasta el otro lado del mundo si así se requiere. Pum y ya está.

Todo, o casi todo, se puede resolver de inmediato a través de su dispositivo móvil. ¡Qué fácil es la vida! Y ¿Cuál es el problema?

Pues éste se presenta, cuando cada uno de ellos descubre que en el ámbito profesional, subir escalafones, ascender, en fin, triunfar, va a requerir de tiempo y paciencia. Que una cosa es ser capaz de resolver los problemas que se van presentando cada día y demostrar su capacidad y eficiencia. Y otra muy distinta la de lograr ir ascendiendo la escala profesional. Esto es algo que rompe el ritmo al que están habituados y los llena de comprensible frustración.

Tienen gran dificultad para aceptar que la vida no se da en ciclos cerrados y transparentes; primero la escuela, después un empleo y el éxito, muchos viajes,  luego una casa y matrimonio, luego crear una familia. Casi nunca es así. Estos círculos en realidad se superponen, se enciman, se suplantan unos a otros en una carrera contra el tiempo, que es precioso y nunca se detiene.

Cumplen treinta años y se preguntan cómo pasó tanto tiempo y por qué aún les falta mucho de lo que tenían anotado en sus listas de vida. Muchas veces durante este camino, la vida misma les presenta retos que sólo a través de la paciencia podrán ser resueltos. Y es cuando pueden caer y no desear levantarse de nuevo. Es cuando rompen con los vínculos establecidos, renuncian a sus metas, abandonan a sus parejas o su trabajo.

Queridos jóvenes: con todo mi amor, les digo:

Sean pacientes. Habrá muchas cosas a lo largo de los años que les falta por vivir, que solo podrán ser resueltas, alcanzadas y logradas por medio de tiempo y paciencia.

Sean amorosos. Todo lo que hacemos en nuestro cada día es mucho más fácil y llevadero si ponemos en ello el corazón. Si pensamos, al final de cada día, que realmente hicimos nuestro mejor esfuerzo. Es un tabique más en nuestra edificación de vida. Y cuenta, ¡Mucho!

Sean felices. No esperen hasta lograr lo que sea que se hayan dibujado como meta, encuentren la alegría de cada momento, gocen con plena atención del aquí y el ahora.

Disfruten y agradezcan cada mañana, desde las sábanas tibias que los cobijaron para el buen descanso, el agua que corre por el grifo y todas las demás comodidades que se dan por descontado, hasta el momento de volver a su cama para entregar la jornada. Cada instante, cada regalo del mundo y de la vida.

Porque, la vida se va. El tiempo no se detiene nunca. Y mañana, todas esas cosas que hoy parecen pequeñas, serán los grandes recuerdos.

Marisa Llergo

Del grupo de editores

About The Author

Editor

Number of Entries : 8314

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top