You Are Here: Home » Cultura » TRANSVERSALIDAD CULTURAL

TRANSVERSALIDAD CULTURAL

Triángulo-humano-300x300

¿Porque a pesar de las nuevas tecnologías, los avances científicos y tecnológicos, no somos capaces de crear la cultura de paz y tolerancia?

Lialdia.com /  ©Ivonne Sánchez Barea / Cajár / Granada / España/ 4/05/2015 – En el contexto del siglo XXI que nos encontramos y tras los últimos acontecimientos de Paris y Bélgica, y en el que toda Europa está en alerta de seguridad por posibles atentados, hemos de preguntarnos varios asuntos: ¿Porque a pesar de las nuevas tecnologías, los avances científicos y tecnológicos, no somos capaces de crear la cultura de paz y tolerancia?

Sin la correcta inserción de las corrientes migratorias y ante la movilidad global de las últimas décadas, ¿Son éstas las causas por la que se hallan creado sub mundos que emergen con violencia extrema? Los últimos hechos demuestran que hay personas que no logran adaptarse, integrase y crear la verdadera transversalidad cultural que tenemos entre las manos, y, que no hemos sabido ver, ni gestionar como pueblos y estados, como sociedades o sociedad globalizada.

La diversidad es tremendamente enriquecedora en todos los sentidos. Sólo hace falta verla desde la adecuada perspectiva para asimilarla como nuestra, para construir los nuevos paradigmas que se presentan en estos tiempos.

Los espacios para la cultura, se acotan en ocasiones desde y hacia sectores concretos, sin tener en cuenta que todos somos actores de la/s sociedad/es y de la historia.

Esas personas que no han tenido oportunidades para integrarse en el mundo actual. Aquellos, a quienes se les ha vetado espacios desde sus diferencias; origen, religión, raza, acento, género, etc., necesitan ser escuchados, porque tienen algo y mucho que decir. Tienen necesidad de ser aceptados porque tienen mucho que dar y aportar para el enriquecimiento de todos.

Esos actos y discursos, se pueden encaminar en pensamientos, que, desde las diferencias, nos hagan plantearnos que es lo que no se está haciendo bien, y puede, que logremos, abrir puertas hacia la nueva cultura global, que hoy por hoy, está tocando a son de bombas y disparos, porque no tienen otra manera de hacerse escuchar, de conseguir su identidad y lugar en la sociedad. Se ciegan y sólo ven salida en la inmolación, la destrucción, la muerte y auto exterminación.

Todos hemos de aprender a oír, escuchar y meditar sobre la necesidad de esas nuevas identidades europeas y mundiales, quienes, a pesar de tener distintos orígenes, no tienen trabajo, no tienen la capacidad de transformarse desde sus propios entes, y desde esa falta de identidad, destruyen. Crear una nueva cultura solidaria, diversa, rica en estas múltiples sociedades que compone la globalidad, es tarea de todos.

Ser hijo de extranjeros y procedente del “tercer mundo”, no tener carrera universitaria, ni las oportunidades para acceder a estudios en los sistemas oficialistas. Personas que sin formación, sin acceso a la inserción laboral, están en la calle, a expensas de familiares, amigos, o, de grupos religiosos extremistas que inducen a la venganza. Todo esto hace que se agrupen en “bandas”, “células”, “pandas” callejeras, o entren a formar parte de agrupaciones violentas y terroristas que pretenden hacerse propaganda a fin de conseguir intereses de “estado”, o, convertirse en introvertidos “lobos solitarios”, mártires que pretenden llamar la atención.

Hoy, ha cambiado la historia. Cuba tendrá nuevas oportunidades. Personas y empresas podrán abrir nuevos negocios en un estado que se ha visto castigado con el durísimo bloqueo económico, embargo que ha durado casi 50 años. Éste es tan sólo un ejemplo de que hay cosas que no funcionan. Cambiar, aunque no es fácil, si es posible. Cuba, es ya un paraíso cultural, pues tiene un pueblo formado. Ahora, el paradigma cambia y nuevas oportunidades se abren para combinar cultura con desarrollo.

Hacer transversal la cultura, desde todos los cantones como quien dimensiona una esfera, sus radios y los convierte en diámetros que pasan por todos los ejes, a fin de crear nuevas tramas culturales, en los que, por ejemplo: una poeta Rusa, puede aportarle a un artista plástico de Japón, y un escultor Chino dimensiona espacios que pueden desarrollar pueblos indígenas de Hispano América, o, una creación artística de la India se puede convertir en un “hit” musical en Europa. Todo está entrelazado y hemos de mirar a nuestro alrededor, en nuestro entorno. Invoco a los políticos para que estudien no sólo desde un punto de vista sociológico, sino dando nuevos ejemplos, creando oportunidades para todos.

Hoy somos capaces de degustar en restaurantes, comidas de todos los continentes, ¿Por qué no somos capaces de dar espacios a las diferencias para que expresen sus pensamientos, su sentir, su nueva identidad individual y global? El ser humano cuando nace se le da un nombre. Cuando se hace adulto tiene una profesión y forma una familia. Pero, si no puede trabajar, ni expresar quien es como individuo, ni como grupo social, se le está excluyendo como ser humano, y entonces, busca la autodestrucción, ya que no tiene sentido de pertenencia. Hemos de educar y las herramientas existen. La Televisión como medio de comunicación al alcance de las masas, es la forma más económica de crear espacios y educar.

Claro está, que todo acaba limitándose a temas de presupuestos, y, para la cultura, se recortan siempre antes que para otros ámbitos de la sociedad. A lo mejor hemos de invertir más en Cultura como un I+D (Investigación más Desarrollo) para la sostenibilidad de la/s sociedad/es y convertirlo en I+D= C+S (Investigación +Desarrollo = Cultura y Sostenibilidad).

Hemos de replantearnos que queremos hacer de nuestro mundo en el futuro y poder escribir los nuevos tiempos en paz y tolerancia.  ¡Ahí les dejo este órdago!

Ivonne©Ivonne Sánchez Barea

ivonne.sanchez.barea@gmail.com

 Pintora, Escultora y Poeta

Facebook Ivonne Sánchez Barea


About The Author

Editor

Number of Entries : 8118

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top