You Are Here: Home » Cultura » Tiempo de réquiem / María Teresa Bravo Bañón

Tiempo de réquiem / María Teresa Bravo Bañón

 

Servicios de Long Island Al Día
www.Lialdia.com

Maria Teresa Bravo Bañón: foto Luis Omar El Gabry Bravo

 

Por: María Teresa Bravo Bañón

Esta semana volvimos a contemplar el espanto de la Naturaleza en su estado de ira que tanto hizo creer, desde tiempos antiquísimos, a la Humanidad en divinos castigos por las culpas propias y ajenas . Imágenes escalofriantes que nos tienen a todos con el alma en vilo y la piel erizada de impotencia.
También tuvimos la memoria del 11 de Marzo de 2004, el peor atentado de la historia de España, con 191 muertos y 1.841 heridos que islamistas radicales residentes en el país perpetraron en los trenes de la Estación de Atocha .

Estos poemas hablan del anatema del hombre por el hombre, pero también de la Humanidad superviviente capaz de levantarse siempre de la mayor de las catástrofes.
Hablan de exiliados, de dolientes y silentes; en definitiva un homenaje a los hombres anónimos de la Tierra :

 

 

LOS HEREDEROS DE LA ELEGÍA

(Elegía, por todos los 11M de la Tierra)

¿A dónde conducirá ese camino alfombrado de cicuta
sino hacia el silencio de las ciudades lapidadas?
¿Qué será de nosotros los pacíficos ?
¿Qué haremos los hombres-olivo
contra los extraños faquires
que duermen sobre espitas de bombas ?
si sólo somos pastores de palomas,
tejedores de banderas blancas,
comadronas de guardia que esperan
para alumbrar el trance del viviente exhausto.
Nosotros, los cirujanos acostumbrados
alargar el hilo de la vida, junto
a centinelas que esperan a la muerte
por los fríos pasillos de los hospitales,
para poner dos píos besos
sobre los venerados párpados de los difuntos
¿Y qué será de las zurcidoras del alma y la ternura
nosotras, las que mecemos las cunas del hospicio
al son de una nana primitiva?
¿Qué será de los hombres-puente
cercados ahora por minas –mariposas?
Si somos segadores de alambradas,
jardineros de Babilonia,
protectores del jazmín y la azucena.
Nosotros, los sembradores de alfabetos
sobre las párvulas manos de inocencia.
¿Qué será de los guardianes de los faros
si los taladradores de sombras nos invaden
con sus guadañas del rencor y del espanto?
Sí, sólo somos panaderos, aguadores
que recorremos los miserables zocos de la Tierra
para ofrecer un trago a cambio de una limosna.
Mil millones de analfabetos ignorantes
de la cotización a la baja de nuestra sangre en bolsa
y de cómo los índices Nikeis
nos vampirizan a cambio de petróleo.
¿Qué será de los hombres-música
que llenaban las plazas con acordeones
de alborozo si ahora el viento sólo nos trae
el lamento fúnebre de las plañideras?
¿Qué será de nosotros los pacíficos,
los que aún creemos en el reino de Isaías,
los que aún lloramos,
los que tuvimos el sueño pródigo
del amor como bandera ,si ahora sólo somos
los herederos descalzos de la Elegía?

Arco Iris: Foto de Alejandro Gómez García

EL SUPERVIVIENTE

Y a no sé lo que es noche
ni alo que llamar día.
Hasta ayer el sol salió por el Este
y ahora se ha vuelto tornadizo.
Tengo frío:
he dormido bajo los carámbanos.
Tengo hambre:
Desde que los pechos de mi madre se secaron
me alimento de serpientes.
Yo soy el único
y doy testimonio de lo que he vivido;
en mi corazón se tatuaron
extensamente las tribulaciones.
He visto el maremoto
destruir el dique formado
con los huesos de nuestrros muertos
y abrirse el piélago profundo
para engullir nuestras frágiles embarcaciones de caña.
Sobre mi cabeza
ha caído la tempestad como castigo divino;
aún recuerdo el pavoroso crujir
de los árboles arrancados pro el viento.
He visto alzrse la montaña
como una aguja hirviente de destrucción,
aún me estremece el gemido de los abrasados .
He vivido el antema del hombre por el hombre .
Llevo en mi piel las ardientes rosas de napalm
y guardo en los bolsillos cenizas
de los inmensos crematorios :
de Auswitch, Trebinka, Dachau…

Pervivo yo, el único,
y aún soy capaz
de soltar mis palomas
para que traigan ligeras,
la paz de los serenos olivares .
(Del libro Sombras de la razón, 1981)

Tumbas de la necrópolis paleocristiana romana de Tarraco

EXILIADOS

Eran multitud cuando la noche cayó
en catarata oscura.
Enlutados, enjugándo el rotro
de niños asustados, temblorosos
ante el estruendo lejano
y las pavesas del incendio de sus vidas.
Cabizbajos, hundidos de zozobra,
paupérrimos, sedientos, titubeantes;
con paso fantasmal encogidos de incertidumbre .
Me uno a la procesión gimiente y cadenciosa.
Soy uno más de los que huyen,
sin patria, sin hogar ,sin futuro,
ni cercano presente,
con el botiquín franciscano
de primeros auxilios

About The Author

Number of Entries : 4689

Comments (2)

  • CROUSTE Martine-Annie

    Muy emocionante y acertada tu nota. Al destruir la naturaleza, la mano humana està destruyendo a la Humanidad…pero…dentro de este caos tenemos que guardar la esperanza de un futuro mejor y de ver una vez por todas que no nos pertenece la tierra sino que nosotros le pertenecemos…
    Gracias Mayte. Un abrazo gigante.

  • Beatriz Basile

    Conmovedor homenaje a los inocentes ,a los que pagan culpas ajenas ,el primer poema tiene una fuerza especial .Es evidente que “el hombre es el lobo del hombre” Hasta que no se tome conciencia ,poco cambiará .La foto de Alex ,es un remanso.

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top