You Are Here: Home » Ciencia » ASTROLOGÍA :MITOS Y LEYENDAS DE PÍSCIS . 3ª PARTE

ASTROLOGÍA :MITOS Y LEYENDAS DE PÍSCIS . 3ª PARTE

Calendario Azteca

 

Servicios de Long Island Al Día
www.Lialdia.com

Vamos hacia el fuego de las estrellas,
somos pulso de antílope y de viento.
Un solo cuerpo de arena desmembrado
de las clepsidras del Cosmos.

( María Teresa Bravo Bañón )

 

 

 

 

 

 

HORÓSCOPO AZTECA

Piedra del Sol, cuyo verdadero nombre es “Cuauhxicalli”, que significa “receptáculo del Águila”, es no solamente un calendario sino también una piedra conmemorativa de una fecha sagrada: porque, como las estelas mayas, ciertas piedras aztecas recuerdan una fiesta ritual celebrada cada 52 años: la fiesta del Fuego Nuevo. Los Aztecas colocaban estas piedras en el Templo Mayor, el Templo doble.
En particular, sobre esta Piedra del Sol estaba gravada la fecha del Acatl que marca la Fiesta del Fuego Nuevo en el año 1479.

Los mayas y los aztecas son dos de las tribus más importantes sudamericanas dieron forma a una Astrología muy distinta a la China y a la Occidental. Pero aún así se puede ver a traves de su historia y costumbres de que existen constantes en todas ellas: Sol, Luna, Tierra, Agricultura, etc. El hombre precolombino enfrentado al misterio de su futuro encontró en los astros los simbolos que guiaban su destino.
Los doce signos del Horóscopo Azteca tiene elementos animales y vegetales bien distintos que forman tres tipos de Calendarios: el año solar, formado por 365 días que se divide en 20 meses de 20 días y 5 días adicionales; el año sagrado: compuesto de 260 días a razón de 20 signos que se multiplican por 13 números; y el año venusino: cuya relación con el solar era de 8 a 5; es decir, por cada 8 años solares se agregaban 5 venusinos.
Se simplifican todos estos calendarios en uno, similar al occidental, pero cambiando los números por los nombres del Horóscopo Azteca.

Estos son las equivalencias que corresponderían, según el día de nacimiento, bajo el Signo Píscis del Horóscopo Occidental .

20 de Febrero Signo Caña
21 de Febrero Signo del Conejo
22 de Febero Signo del Águila
23 de Febero Signo del Mono
24 de Febrero Signo del Sílex
25 de Febrero Signo del Perro
26 de Febero Signo del Caimán
27 de Febero Signo de la Casa…
28 de Febero Signo de la Flor
1 de Marzo Signo de la Serpiente.
2 de Marzo Signo del Ciervo
3 de Marzo Signo del Jaguar
4 de Marzo Signo de la Caña
5 de Marzo Signo del Conejo
6 de Marzo Signo del Águila
7 de Marzo Signo del Mono
8 de Marzo Signo del Sílex
9 de Marzo Signo del Perro
10 de Marzo Signo del Caimán
11 de Marzo Signo de la Casa
12 de Marzo Signo de la Flor
13 de Marzo Signo de la Serpiente
14 de Marzo Signo del Ciervo
15 de Marzo Signo del Jaguar
16 de Marzo Signo de la Caña
17 de Marzo Signo del Conejo
18 de Marzo Signo del Águila
19 de Marzo Signo del Mono
20 de Marzo Signo del Sílex

Estas son las características atribuídas por los aztecas a cada Signo:

SIGNO DE LA CAÑA

La caña es un signo del Este y reúne todas las características básicas de lo oriental.
Para los aztecas el Este iba unido al océano Atlántico que les llegaba principalmente por el Golfo de México. Lo unían a las bondades del trópico y a una especie de paraíso terrenal. Y dado que en este lugar había surgido la más importante tribu, la olmeca, la caña otorgaba la cultura más alta y un sentido amplio de la civilización. Los sacerdotes aztecas veían la caña con un apoyo a la meditación y a la elevación espiritual. Y concedían a los nacidos bajo esta influencia un temperamento intelectual y una gran pasión en sus ideales. Estaban seguros de que serían sabios y adivinos. Lo malo que veían era la “ausencia de corazón”, y que la caña es hermosa pero está hueca. Y como también ofrece poca resistencia ante el azote del viento, consideraban que estos seres humanos carecían de una sólida personalidad y mostraban una inclinación a la bebida y a excederse con los alimentos. Sin embargo, en muchos momentos de la vida se encontrarían protegidos por la diosa Chalchiuhtlicue o “la divinidad de la falda de jade”, que reinaba sobre los arroyos y las fuentes. Gozarían de una abundancia de bienes, lo que trae consigo la lluvia al caer sobre el campo en las épocas adecuadas. Pero no contarían con apoyo ante el infortunio.
Los seres humanos caña disponen del agua, que para los aztecas y para los occidentales supone la base de la vida. Luego las esencias básicas de la vida las tiene aseguradas; no obstante, les conviene andar con mucho cuidado pues casi carecen de apoyos ante los infortunios.

BAJO EL SIGNO DEL CONEJO


El conejo se halla asociado con el Sur, que los aztecas situaban en las altiplanicies de México. Unos parajes donde los inviernos eran fríos y secos y los veranos cálidos y lluviosos, algo que comparaban con el cambio.
Por otra parte, lo relacionaban también con la Luna y la Agricultura, a la que proporcionaba excelentes cosechas.
Este animal es saltarín, impreciso y nunca se ve harto, luego las personas nacidas en los días señalados desconocen la pereza, son grandes trabajadores y siempre se encuentran en una actividad desbordante. Puede decirse que el éxito lo tienen asegurado en este terreno.
Gozan de una voluntad industriosa, realizan con prontitud los negocios, obtienen el mejor provecho de las oportunidades que se les presentan y resultan fríos y serenos ante las dificultades económicas.
Tienen un gran sentido de la justicia y son excesivamente tímidos. En la altiplanicie mexicana crece el pulque, que era la bebida de los aztecas. En la mitología azteca a los dioses del pulque se les llamaba “los 400 conejos”, y cada uno de ellos ofrecía las variantes de la borrachera: cabezona, alegre, estúpida, pendenciera, etc

 

 

BAJO EL SIGNO DEL ÁGUILA

El águila era el animal más venerado por los aztecas debido a su doble personalidad solar.
Su figura alada concedía imagen a las entidades divinas y celestes del Sol. Luego el hecho de que el águila permitiese que el mundo pudiera disfrutar del amanecer le atribuyó los mejores méritos.
El escudo nacional de México actual la tiene en su centro.
Sus plumas servían como “condecoraciones” que se concedían a los guerreros más valerosos, a los que se llamaba “caballeros águilas”. Por lo tanto estamos describiendo el signo del valor y la fortaleza en su sentido más viril, luego son netamente masculinos. Cualidades de los jefes y los líderes. Ante los riesgos que a los demás acobardan los individuos águilas siempre salen victoriosos.
Emplean la inteligencia en la mayoría de las situaciones, se anticipan a sus competidores y se muestran incansables en la búsqueda de sus objetivos.
“El águila es capaz de mirar al sol de frente” decían los sabios aztecas. En efecto, estas personas cuentan con un orgullo legítimo. Suele ocurrir, al mismo tiempo, que sean muy críticos con las personas que les rodean; además, muestran desprecio ante los méritos ajenos. Hay que mantenerse vigilantes a este respecto.
Si tenemos en cuenta que el águila es un signo del Oeste, por donde se pone el Sol, conviene resaltar un sentido del “ocaso”; es decir, todos los triunfos pueden ir deslizándose hasta su final sin que estas personas puedan evitarlo.

BAJO EL SIGNO DEL MONO

Mono: ligado al dios Xochipilli, señor de las flores, de los cantos y de la alegría.

El mono representa el símbolo de la broma, la cabriola inesperada y la improvisación.
Los aztecas se mostraban muy fascinados por este animal, ya que era originario de la altiplanicie central.
El famoso emperador Moctezuma disponía de un zoológico que contaba con todas las especies de simios de México, pero se hallaban en libertad. Puede decirse que eran como los “bufones” de la Edad Media.
Otra condición importante de estas bestias es que se hallaban unidas al dios del juego, y participando en todas las fiestas y las diversiones. Las personas monos son insolentes, pero muestran cierto humor y una gran tranquilidad. Resultan insustituibles en cualquier fiesta por sus ocurrencias y simpatías. Pueden entrar en todos los medios sociales ya que cuentan con sólidas amistades. Serían unos excelentes relaciones públicas, políticos y organizadores de viajes turísticos, fiestas y cualquier acontecimiento popular. Disponen de un carácter extrovertido, se mueven con soltura, contagian su optimismo y es imposible dejar de escucharle.
El goce de los placeres materiales les puede convertir en unos egoístas empedernidos. Sin embargo, este aspecto negativo podría encontrar una válvula de escape en las bellas artes.
Les sería fácil destacar en el baile, la música, la pintura, el teatro, el cine y la televisión. Por último, el mono es un signo dado a la fantasía, al optimismo y a la comunicación más positiva.
Foto 7

Mono: ligado al dios Xochipilli, señor de las flores, de los cantos y de la alegría.

 

SIGNO DEL SÍLEX O PEDERNAL


El cuchillo de pedernal es el emblema del Norte, por lo tanto se refiere a las estepas septentrionales de México. Tierras hostiles en las que se vivían los indios chichimecas, los cuales se alimentaban de la caza y de los escasos frutos. También los aztecas procedían de allí, y sentían un gran afecto por el signo que lo representaba.
Cuchillo de sílex: dedicado a Chalciutotolin, el pavo real, suerte de sol de tierra en relación con el culto de la luna (la madre) y el sacrificio.
Las personas pedernales poseen una personalidad árida, seca, fría y austera. Pero se ven acompañados por la suerte. Son las propicias al sacrificio en beneficio más de los otros que de ellas mismas. Tengamos en cuenta que el sacerdote encargado de las ceremonias de sacrificios empleaba un cuchillo de pedernal, con el cual extraía el corazón de la víctima. A la vez, la muerte se hacía en honor del Sol al ceer que era la única forma de que volviera a amanecer todos los días. Suponía un acto de creación de unas fuerzas nuevas que irían a fundirse con las energías cósmicas. Y el pedernal representaba esa creación y también de la gestación de un ser humano.
El pedernal favorece a todas las escalas sociales, lo mismo que a ambos sexos, Predispone al coraje, a la valentía y permite conquistar grandes triunfos. Son duros y resistentes a la vez que rudos y austeros. Tienen unas convicciones muy definidas. En ocasiones hablan con dureza, pero nunca pierden la lucidez..

BAJO EL SIGNO DEL PERRO

 

Para los aztecas el perro era el itzcuintli, y representaba la bondad y la mansedumbre. Otorgaba valor y generosidad, Les encanta darse a los demás, hacer obsequios, favorecer hasta a los desconocidos y socorrer a todos los que le piden ayuda. En especial se comportan de una forma recta y honesta. Sin embargo, el perro azteca no tenía nada que ver con el occidental. Era un animal domesticado que no sabía ladrar, se criaba gordo como un cerdo, disponía de unas patas corta y …¡terminaba siendo un bocado exquisito para sus amos! .

Otra de las costumbres de los aztecas era que acostumbraban a sacrificar un perro sobre el cadáver de su amo, con el único propósito de que le acompañase en los cuatro años que duraba el viaje por el mundo subterráneo hasta llegar ante el “noveno río de los muertos”. Entonces el perro llevaría al hombre sobre su lomo para ayudarle a atravesar la barrera acuosa; luego, los dos desaparecerían en la nada al haberse ganado el descanso eterno. Los individuos perros son fieles, obtienen una gran prosperidad y pueden regalar con abundancia porque llegan a disponer de muchos bienes.

Tienen una descendencia bastante numerosa y piensan mucho en su futuro dentro de la propia familia. Como estamos describiendo un signo del Norte, hemos de destacar las altas posiciones sociales que puede brindar y los golpes de fortuna que le acompañarán a lo largo de su vida.

 

BAJO EL SIGNO DEL CAIMÁN

El caimán representa el origen del mundo y del tiempo.Los aztecas lo consideraron muy hábil cuando sólo era un reptil terrestre y según cuenta la leyenda , los sabios hechiceros se cuidaron de arrojarlo al agua desde una cueva situada en Cuernavaca, para convertirlo en el punto inicial de su calendario. Con semejante antecedente, podemos comprender que el caimán otorga grandes bienes. Supone la prosperidad más positiva.
Está en relación con el dios Tonatecutli, dios de la vida. Se refiere al origen femenino de la vida, al fluido vital es símbolo de la madre-tierra, equivalente a Cipactmal, la abuela de los dioses que hacía hechizos o brujerías en medio del maíz.
Bajo el amparo del caimán los negociantes tendrán un gran éxito en todo lo que emprendan, los agricultores recogerán grandes cosechas y los militares conquistarán los mayores honores.

En un abanico más amplio de posibilidades, todos poseerán fuerza de voluntad y mucho carácter. Esto no supondrá que vayan a perder el sentido del trabajo, a pesar de que se verán atacados por las preocupaciones y por su propia eficacia. Sin embargo, la capacidad para alcanzar el triunfo les llegará a través del esfuerzo y la habilidad.

BAJO EL SIGNO DE LA CASA

Casa: en relación con el dios Tepeyollotl, corazón de las montañas y dios de las grutas, y Tlazolteotl, Señora de la Tierra, diosa de la materia, de la muerte (espiritual) y de la vida física (en relación con los partos). Es el abismo primordial, la oscuridad y la ignorancia.
La casa tiene una orientación Oeste, en el idioma azteca se llamaba calli y se hallaba unida al número 3. Su posición indicaba “inclinada hacia el lado que se encuentra”, debido a que prefería el ocaso del Sol y la llegada de la noche. Por lo tanto acogía a todo aquello que declinaba.
En los antiguos manuscritos se la representaba con un árbol florecido partido por la mitad. También en el Oeste vivían las madres, que después de haber “parido” muchos hijos buscaban un refugio tan necesario para su vejez. No obstante, con ellas iba la tradición, la cultura y el saber que todos decían respetar y, especialmente, conocer ya que constituía la base del progreso. La casa se halla reservada a la mujer en particular, y encierra todas las actividades domésticas

En un aspecto general, diremos que todos los seres humanos Casa tienden a ser hogareños y suelen morir en su propio lecho. Gustan de las veladas tranquilas y adoran a sus ancianos. Les apasiona el saber y respetan las tradiciones, disponen de un talento conservador y son conformistas. Además, odian los viajes y comunican una atmósfera de paz a las personas que se encuentran a su alrededor.

 

BAJO EL SIGNO DE LA FLOR

La flor es distintivo del juego, por eso los aztecas la llamaron xóchitl, que también significaba “lúdico” o “diversión completa”.

Los nacidos bajo la influencia de la flor son artistas y muy sensuales, es decir, aman con la misma intensidad las bellas artes que los placeres de todo tipo sin importarles alcanzar el vértigo y el desenfreno.

Era el símbolo de la llama siempre ardiente de la Lluvia de Fuego, como Xochiquetzalpapalotl, la flor-pájaro-mariposa, de color azul, verde, rojo y oro. Las alas son azul turquesa, los ojos son rojos y las cejas azules, en relación con Venus como diosa del Amor en sus dos aspectos.
Este signo da muchos escultores, pintores, cantantes, músicos y, al mismo tiempo, a los grandes amantes.Tanto los varones como las mujeres son sensuales.

Tengamos muy en cuenta que los aztecas permitían que los grandes guerreros se vieran favorecidos por la compañía de un buen número de mujeres que eran del signo de la Flor. Y éstas se destacaban entre las demás porque llevaban el cabello suelto hasta cubrirles los hombros, lo que estaba terminantemente prohibido a las mujeres decentes. También masticaban una especie de “chicle” para perfumarse el aliento.

 

About The Author

Number of Entries : 4689

Comments (2)

  • CROUSTE Martine-Annie

    Apasionante, realmente apasionante ! Tu sabiduria respecto del tema me asombra y me encanta. Quedo en la espera de un libro !! Felcitaciones y un fuerte abrazo amiga Mayte.

  • Beatriz Basile

    ¡Cuánta ciencia puesta al servicio de la astrología!Es realmente apasionante y tus conocimientos revelan que eres muy conocedora de lo que escribes.

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top