You Are Here: Home » Cultura » ¿CÓMO? / Agómez

¿CÓMO? / Agómez

Servicios de Long Island Al Día

www.Lialdia.com

Fotos y texto: Agomez

¿Dónde estoy? ¿Qué ha pasado? -preguntó confundida.

-Tranquila -le dije mientras le acariciaba la cabeza-, estás en casa. Todo está bien. Trata de descansar un poco.

-Profesor, ¿qué hace usted aquí? –preguntó la muchacha.

-Estoy aquí –le contestó, esbozando una sonrisa-, para asegurarme de que todo salga bien.

-Salir bien, ¿el qué? –preguntó sorprendida- ¿Qué me ha sucedido?

-Tranquilízate –interrumpí-; ya habrá tiempo para responder a todas tus preguntas. Ahora descansa.

El profesor y yo salimos de la habitación.

-¿Se pondrá bien? –le pregunté preocupado.

-No lo sé, tenemos que esperar. Vigílala y no dejes que abra la ventana, ni que salga de su habitación. En dos semanas vendré y, si todo ha ido bien, podremos ir respondiendo a sus preguntas.

Pasaron dos semanas, tras las cuales hubo una notable mejoría en la muchacha.

-¿Cómo estás hoy? – la pregunté al entrar en la habitación.

-Estupendamente –me contestó eufórica-; con unas ganas tremendas de de salir a la calle y poder respirar aire puro. Oye –me espetó mientras su rostro se entristecía- ¿puedo hacerte una pregunta?

-Ya sabes que no puedo responder a tus preguntas. Mira, hoy vendrá el profesor, te examinará y, si todo está correcto, él mismo te aclarará todas tus dudas –la tranquilicé.

El profesor llegó a la casa sobre las 3 de la tarde y, tras una breve conversación conmigo, entró en la habitación. Tras 30 minutos de rigurosa exploración, salió al pasillo, cerrando la puerta de la habitación con llave.

-¿Y bien, profesor? –pregunté ansioso.

-No sé qué decir –repuso desorientado-. Todo parece tan… tan normal. Es como si no le hubiera ocurrido nada.

-Entonces, ¿qué hacemos?

-No lo sé, no lo sé. No sé qué pensar. Esto no tiene sentido; no puedo explicarme como después de todo lo sucedido se encuentra tan bien –decía en soliloquio, mientras iba de un lado a otro del pasillo.

-Y, ¿ya le ha contado algo de lo que le sucedió? –insistí.

-No, aún no. No creo que sea el momento oportuno, podría venirse abajo. Esperemos un par de semanas más.

-¿Cómo? Pero si ya está bien…

-No dejes que las apariencias te engañen, muchacho.

Trascurridas dos semanas más, el profesor se volvió a presentar en la casa. Antes de subir a la habitación, quisimos intercambiar opiniones.

-¿Cómo está? –me preguntó el profesor impaciente.

-Muy bien, perfectamente. Lo único, es que no deja de preguntarme todos los días lo mismo: que le ha sucedido y por qué debe permanecer confinada.

Tras la breve conversación con el profesor, éste entró en la habitación para examinar de nuevo a la chica. Pasada media hora salió asegurando la puerta con llave.

-Usted dirá profesor.

-Es algo inaudito; en mis 30 años de profesión no imaginaría que pudiera ver una cosa así. Me tiene totalmente perplejo este caso. No sólo se encuentra bien, sino que se permite el lujo de bromear conmigo e incluso ha ganado peso.

-Entonces, ¿está curada? ¿Ya le ha contado lo que le sucedió?

-No. Sí. Digo… no sé, o sea que no le he contado nada. Y no sé si está recuperada del todo.

-Pero profesor, habrá que hacer algo con ella, no va a estar eternamente en esa habitación, algún día tendrá que salir.

-Mi querido amigo, este es un tema muy complicado, no se debe de tomar a la ligera. ¿Cómo sabes que no está fingiendo? ¿Cómo sabes que todo esto no es más que una simple actuación para que la dejemos salir?

-Pero, profesor, ¿no lo ve? Está curada. A esa joven no le pasa nada. Tenemos que hablar con ella y dejar que se vaya de una vez. Si sigue ahí una semana más enloquecerá, ¿no lo entiende?

-No consentiré que discutas mis decisiones, joven. Mira, pongámosla a prueba. Esta vez no volveré en dos semanas, sino en un mes y si verdaderamente se encuentra bien, hablaremos con ella y la dejaremos salir.

-Muy bien, lo que usted diga, profesor, pero me parece una locura.

Pasaron los días sin que la joven mostrara ningún cambio negativo. Sino todo lo contrario. Desprendía una vitalidad y alegría inusual. Transcurrido el mes el profesor regresó.

-Bueno, ¿cómo se encuentra? – me pregunto excitado el profesor.

-Estupendamente, pero tengo que darle una noticia.

-Espero que sea buena.

-Sí, sí es buena.

-No, no me lo digas, ha empezado a recordar y lo está asimilando bien, ¿ verdad?

-No, se ha marchado…

 

About The Author

Number of Entries : 4689

Comments (4)

  • Teresa

    ESTA MAGNIFICO ALEX…TE DEJA EN SUSPENSO TODO EL TIEMPO.

  • María Teresa Bravo

    BIENVENIDO ESTE CUENTO DEL ABSURDO EN QUE EL LECTOR DEVORA HASTA EL FINAL CON INTRIGA PENSANDO QUÉ PASA ¿QUÉ LUGAR ESE TAN FUERA DE AL REALIDAD EN EL QUE TRES PRESONAJES ESTÁN ATRAPADOS? HASTA LLEGAR AL FINAL Y SE QUEDA PERPLEJO PENSANDO QUÉ SE HA PERDIDO DEL RELATO Y TENIENDO QUE VOLVER A RELEER PARA DAR CON LA CLAVE ( CLAVE QUE NO ENCUENTRA PORQUE NO EXISTE) ASÍ UNO QUEDA INTERROGÁNDOSE SOBRE UNA SITUACIÓN TAN SURREALISTA Y QUEDAN ABIERTAS TODAS LAS POSIBLES SOLUCIONES FINALES ¿qUÉ PASÓ CON LA CHICA ? ¿SE MURIÓ? ¿EXISTIÓ? ¡QUIÉN ES EL QEU NO EXISTE? ¿ES UN SUEÑO? ¿ESTÁN LSO 3 EN UN SUEÑO? ¿ES UN MANICOMIO? ¿QUIÉN ES EL LOCO? ¿ERA EL DOCTOR EL LOCO? ¡HABÍA ALGUNA ALEGORIA SOBRE LA CHICA COMO LA LIBERTAD? ¡QUÉ REPRESENTA TODO ESTO ? pERO EN REALIDAD HAS ESCRITO ALGO COMO OFRECIENDO UNA PALETA DE PINTURAS DONDE CADA UNO SE PUEDE PINTAR SU PROPIO CUADRO O SE PUEDE MONTAR SU PROPIA HISTORIA . EN LO ABUSRDO DEL RELATO RESIDE SU MAGIA, BUSCANDO UNA LÓGICA QUE NO LA TIENE Y DEJANDO ABIERTO EL RELATO A LA LIBRE INTERPETACIÓN DE CADA LECTOR .

  • Beatriz Basile

    Muy buen relato del no relato, que deja puertas abiertas para que cada uno pinte su propia historia o se encuentre con su propio absurdo.

  • CROUSTE Martine-Annie

    Me encanta tu modo de escribir y esta manera tan tuya de mantener el suspense hasta el final. Me quedé atrapada desde la primera palabra hasta la última, imaginándolo todo…excepto el desenlace !! Pensé en un suicidio, en una violación, en un ataque de locura….Hermoso este juego con el lector que me recuerda los grandes escritores hispano americanos y el poder de los cuentos. Felicitaciones.

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top