You Are Here: Home » Cultura » SÓLO SOMOS CONSCIENCIA ATRAPADA

SÓLO SOMOS CONSCIENCIA ATRAPADA

Servicios de Long Island Al Día
www.Lialdia.com

Texto y fotos: Alejandro Gómez García

Hace tiempo que un amigo hippie, al que yo, sinceramente consideraba una persona muy educada y afable, me dijo que había entendido el por qué de ir vestido como cada uno quiera y lo triste del pensamiento opuesto, que él consideraba del todo arbitrario, ya que éste condiciona las relaciones humanas a la apariencia externa, sobre todo lejos de la gran ciudad, donde la gente va más a lo suyo.

En esa misma conversación me explicó que, en realidad, la exclusión que sufría se había producido por el rechazo de los demás al llegar a creer que vestir de un modo concreto te hace ser de una determinada manera y lo que somos en verdad, no necesita de ropas o disfraces para seguir siéndolo. A esta conclusión llegó un día, fumando una marihuana muy potente –lisérgica-, me comentó.

Me contó que vivíamos dentro de una carcasa, que era nuestro cuerpo, y que ni siquiera éste representaba la forma de nuestro “yo”, puesto que, desnudos o vestidos, él había llegado a la conclusión de que éramos sólo consciencia atrapada en un ente físico, que nuestros anhelos, pensamientos, sentimientos cobraban forma y sentido en alguna parte de nuestro interior, y que, no podría existir cuerpo ni ropa que pudiera representarlos, ya que al ser conceptos abstractos, deberíamos entender -me sugirió-, que ningún ropaje o cuerpo podría representar el aspecto intangible de nuestra verdadera identidad.

Decía que, a raíz de aquella iluminación, siempre iba desnudo, ya que no podía quitarse la piel para sentirse más cómodo, hasta que un día que se acercó a la ciudad le detuvieron por escándalo público al ir desnudo y con unas zapatillas de estar por casa. Me refirió que pasó dos noches en comisaría, hasta que se celebró un juicio rápido en el que el juez le absolvió al comprobar, gracias a sus razonamientos, que no se trataba de un perturbado ni de un exhibicionista.

Se defendió argumentando cosas del estilo de que, la única forma en la que se podía conocer a los demás era a través de su “yo” interior, sin que la la ropa le atribuyera una imagen condicionada, ya que en el trato con otras personas, vestir de forma “diferente” no conllevaba un conocimiento objetivo, una acertada opinión. Él quería que se le conociera desnudo, puesto que, aparte de ser la forma natural de su cuerpo, no conocía otra manera de parecerse más a los demás y de no infundirles una idea equivocada acerca de sí mismo; que sólo quería tener la misma oportunidad que cualquier persona para transitar libremente; que entendía el rechazo de la sociedad por ser fiel a sus ideas, aunque tampoco le importaba demasiado, ya que él estaba abierto a quien quisiera conocerle de verdad; que no quería aparentar ser diferente, y que tampoco lo era tanto; y, en fin, que en realidad, debajo de una toga también se hallaba un hombre desnudo como él y no por la piel, sino por lo que detrás de ella nos hace a todos iguales.

Bueno –concluyó- creo que es algo más complicado…

Foto 2

About The Author

Number of Entries : 4689

Comments (4)

  • Celso Aurelio Brizuela (Chester)

    Podemos denudar el cuerpo -lo que considero aceptable y no “ofensivo a la moral”-, pero si no desnudamos nuetro pensamiento, es que no comprendemos lo que somos y lo que deberiamos ser.
    El pensamiento es la línea de largada de La Palabra y a veces esconde engaños e intenciones.

    Chester el lobo estepario

  • felipe pablo

    interesante mirada, saludos desde Chile.

  • CROUSTE Martine-Annie

    Qué nota tan buena ! Todos los dias podemos averiguar, en nuestras sociedades donde reina lo que llamo “una cultura de muerte”, el poder de las apariencias, del modo de vestirse….en la vida cotidiana. La gente no tiene ojos para ver con lo que se viste nuestra alma, lo que somos en realidad, lo que pensamos, lo que deseariamos…Todo muy superficial… Es una pena. Gracias Alejandro por desarrollar tan importante tema. Un abrazo.

  • Beatriz Basile

    Muy bien narrado.Somos conciencia atrapada dentro de un yo,como dice el personaje de tu historia.Tu relato conlleva a pensar que sus razones de ir desnudo como vino al mundo son valederas,aunque ni desnudo se llega a ver la esencia de la persona.Hay en tu crónica objetividad,dejas librado al lector la interpretación y también una inteligente ironía.

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top