You Are Here: Home » Cultura » ODIO EL HUMO EN LA CARA

ODIO EL HUMO EN LA CARA

Servicios de Long Island Al Día

www.Lialdia.com

Texto y fotos: Alejandro Gómez García

No es fácil coincidir con alguien a la salida de la estación de metro de “Barbés Rochechuar” y recordar de inmediato que es la misma persona (un experto en lingüística comparativa) con la que por la mañana había estado charlando, ante la taquilla del Arco del Triunfo, sobre nuestras nacionalidades, vinos y ciudades españoles.

Tras sus gafas creí captar una mirada cómplice que me hizo pensar que, a priori, las intenciones que podrían ocultar esos ojos diminutos no tendrían por qué ser psicopáticas. Tampoco su físico me hizo dudar de que, en caso de iniciarse un combate a muerte, yo tendría cierta ventaja dada mi estatura y juventud, juventud para esprintar -a mí, las gafas que popularizó John Lennon, me recuerdan a Pessoa y a Gandhi. Mientras una marea de vendedores de tabaco nos acosaba en la salida del metro, él se brindó a acompañarme de camino hasta mi hotel, que, coincidencias de la vida, se encontraba justo al lado de su casa. Casi siempre, el hilo conductor que inicia una conversación con un extraño, en un país extranjero, suele ser la ciudad de donde vienes; pero de todo lo inesperado que siempre suelo esperar, nunca imaginé que la conversación comenzara con un “¡soy bolchevique y ateo!” Joder, pues yo soy apolítico y además agnóstico –pensé-, y si he de meterme en política y religión sin haber andado ni tres pasos y con las manos aún acomodándose en los bolsillos, espero que, por lo menos, no fume.

Muy astutamente me sedujo con una retahíla de preguntas retóricas que le posicionaron de inmediato; quiso hacerme creer que sus opiniones eran inconsistentes e inocentes, tanto, que pude llegar a ver brillar el anzuelo en su boca. -No me gusta la política, -le dije. -Ya, pero es estrictamente necesaria. -Bueno, en realidad la política no tiene ninguna culpa, me refiero a la clase política contemporánea. Todos hacemos política, hasta los que se creen estar al margen, incluso ser apolítico ya es hacer política. -Y ¿no crees qué sea necesaria? -No necesariamente para subsistir y ser feliz, porque de ningún modo fue necesaria hasta que nosotros mismos quedamos atrapamos en sus conflictos de intereses, y no te hablo de la que pudo iniciar, hace ya más de 9000 años, el hombre agrícola y sedentario, sino de la que, a día de hoy, la clase política hace mala praxis. -En eso yo también estoy de acuerdo. Los políticos que hoy nos gobiernan ya no representan el ideal político aristotélico, que por otra parte es natural, pero es que mucho menos se encuentra a alguien con el talante de un Lenin. -No sé cual es exactamente la política aristotélica, y sí, sí que es verdad que es difícil encontrar a alguien tan carismático y extraordinario como Lenin -dije entre risas-. Yo creo que la política en sí, como ya te he dicho, no tiene la culpa, ella carece de “efectivo”, en realidad es como el dinero que fluctúa en bolsa: es el éter que impone cada grupo político el que la dota de poder, creando “malas políticas”, llegando a convertirlas en un verdadero show en donde puede llevarse a la quiebra a un país.

-O sea, que a lo que tienes fobia es a los políticos no a la política. -Claro, la mayoría de los políticos actuales van a lo que van. Por ejemplo, mira la “política” que hizo Mubarak durante 30 años en Egipto, ahora se le estima entre las personas más ricas del mundo a costa de arruinar al pueblo egipcio.

Creo que queda claro que los políticos no aportan ni sustituyen ningún beneficio vital que el hombre no tenga que conseguir igualmente. -Bueno, pero lo que no podemos negar es que gracias a sus políticas podemos disfrutar de bastantes comodidades, por ejemplo: el metro… -Las pequeñas comodidades de las que cree disfrutar el ciudadano, no son más que autenticas maniobras de alienación, que ocultan la verdadera especulación o fin de sus promesas: el enriquecimiento de ellos mismos. -Ja ja, sí, pero eso mismo no lo pensabas cuando ibas sentado en el tren… -Bueno, al fin y al cabo he pagado el billete. -Pues a eso yo le llamo beneficiarse del sistema. -Mira, el sistema y sus políticos no nos aportan ningún beneficio personal, ni conducen el beneficio de un país hacia el individuo; todo lo contrario, nos moldean a su antojo, obligándonos y exigiéndonos subvencionar sus estrategias a través de ciudadanos condicionados y acomodaticios –añadí mientras le mostraba el billete de metro-, en detrimento nuestro y en beneficio de los de siempre. Hay una palabra, amigo, que define muy bien a estas formas de hacer política: negocio.

Odio el humo en la cara…

About The Author

Number of Entries : 4689

Comments (5)

  • Beatriz Basile

    Magnífica narración,de argumentos contundentes .

  • El Hombre De Tinta

    ¡¡¡La narración es riquísima!!! La filosofía es es contagiosa y la situación curiosa. No ha quedado nada al azar y el informe está buenísimo. Me ha encantado

  • Paqui

    Me ha gustado mucho tu relato Álex. Mayte que fué mi maestra, luego compañera y ahora amiga, nunca se equivoca cuando de literatura se trata, y fue ella quien em envió el link para leer tremenda narración. Sigue así, alimenta el artista que eres y danos relatos como éstos para calmar nuestra hambre literaria.

  • Paqui

    Muy buen relato. Mayte me envió el link y como no, en cuanto a literatura, ella nunca se equivoca. Gracias por estas linias, que expresan lo que muchos otros jovenes, como tu, sentimos. Sigue así Álex, que te veo “lanzao'” en esto de escribir.

  • María Teresa Bravo

    ME GUSTA COMO TE CRECES DÍA A DÍA EN TU VERBO CON GARRA Y CON ESE PUNTO DE DESENCANTO Y ESCEPTICISMO TAN CARACTERÍSTICO EN TU PROSA, DEL QUE TIENE QUE EXPERIMENTAR POR SÍ MISMO LA VIDA. ES UNA REIVINDICACIÓN DE UNA GENERACIÓN ENTERA LO QUE ESTÁS LIDERANDO, SIN PRETENDERLO, YA LO SÉ ( CONOZCO DE SOBRAS DE TU HUMILDAD)
    ES UN PRIVILEGIO TENERTE COMO SOCIO LITERARIO, PERO MÁS COMO AMIGO .
    SIGUE CRECIÉNDOTE, TÚ MISMO TE ESTÁS PONIENDO EL LISTÓN MÁS ALTO CADA DÍA .

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top