You Are Here: Home » Ciencia » Tecnología » Un invento sin patente sacó de la profundidad a mineros chilenos.

Un invento sin patente sacó de la profundidad a mineros chilenos.

Todos y cada uno de los 33 mineros de la mina de San José en Chile han vuelto a la vida en la cápsula ‘Fénix’. El habitáculo se ha hecho famoso pero, ¿quién inventó este sistema? ¿Es la primera vez que se usa? Deutsche Welle explica los detalles de esta cápsula basada en un modelo alemán, una cápsula histórica y salvadora de mineros en todo el  mundo.

Servicios de Long Island Al Día
www.Lialdia.com

La información.com

La operación de rescate de los 33 mineros chilenos es la más prolongada y compleja que jamás se haya llevado a cabo en el ámbito minero y es destacable la “disciplina prusiana” con que se ha organizado el salvamento dice un diario alemán.

Pero, lógicamente, lo que atrae mayormente el interés de la opinión pública es el aspecto humano de esta tragedia, de la que todos esperaban un final feliz. A cada uno de los 33 mineros que quedaron atrapados debido al derrumbe del 5 de agosto, se les ha puesto cara, con nombre, edad y algún dato personal.

La atención también se ha concentrado los últimos días en otra protagonista de la última fase de rescate: la cápsula bautizada con el nombre de Fénix. Se trata en realidad de una versión moderna de la vieja “ bomba Dahlbusch”, que en 1955 revolucionó los sistemas de salvamento minero.

Revolución del salvamento

Esa antigua cápsula de rescate fue bautizada por la prensa como ‘bomba’, por su aspecto de torpedo. Fue Dahlbusch (Alemania) donde la ‘bomba’ se usó por primera vez. Por aquel entonces tres mineros habían quedado atrapados, al producirse un derrumbe a 855 metros de profundidad.

Al igual que en el caso de los minero chilenos, aquellos tenían contacto con el exterior por una perforación, a través de la cual recibían alimentos. Pero nadie sabía cómo sacarlos de allí. No había precedentes para un caso así.

El ingeniero Eberhard Au fue quien encontró la solución. Con la ayuda de otros técnicos de la mina de Dahlbusch, diseñó la cápsula precursora de Fénix.

La primera “Bomba Dahlbusch” tenía dos metros y medio de largo y un diámetro de 40 centímetros. Sus paredes estaban formadas por una chapa de acero de cuatro milímetros. Allí, los hombres debían introducirse por una apertura, con los brazos hacia arriba, como un nadador al hacer un clavado en la piscina.

Esta “bomba” no solo salvó a los mineros atrapados en 1955 en Dahlbusch, sino que volvió a utilizarse en diversos otros accidentes a lo largo de la historia y ahora, en una versión mucho más sofisticada, provista de adelantos técnicos inimaginables hace medio siglo, ha vuelto a entrar en acción en el desierto chileno.

El principio básico sigue siendo el mismo ideado por el ingeniero Au, quien nunca inscribió su invento en una oficina de patentes. Pero eso no pareció importarle, a juzgar por la frase con que lo cita una antigua edición de Der Spiegel: “Lo principal es que los hombres salgan”. Y también eso sigue teniendo vigencia ahora.

About The Author

Number of Entries : 4689

Comments (2)

Leave a Comment

*

© 2011 Long Island al Dia - Powered By Wordpress - Diseño Web Bravo Advertising

Scroll to top